Agentes de cambio y Bolsa, a apertura del parqué neoyorquino.
Agentes de cambio y Bolsa, a apertura del parqué neoyorquino. EFE

¿Acabará la corrección en las Bolsas? Los resultados empresariales tienen la respuesta

Los analistas esperan el primer semestre con datos positivos en ocho años

Los mercados aguardan sorpresas para volver a las alzas

Antes de que la llegada del mes de agosto lleve a las Bolsas a jornadas a medio gas y los inversores estén más pendientes de las variaciones de las mareas que de las del Ibex, los mercados tienen una importante cita. El viernes Wall Street dará el pistoletazo de salida a la presentación de resultados empresariales con la gran banca de inversión norteamericana (JP Morgan, Citi y Wells Fargo). Jornadas marcadas en el calendario por los inversores para otear cuáles serán los siguientes compases de un año que ha sido especialmente propicio para las Bolsas.

En 2017, los mercados se han decidido por las ganacias. El Ibex sube un 13,97%, el EuroStoxx, un 7,21% y el Dow Jones, un 9%. Tras un primer trimestre con ascensos casi en vertical, el segundo se ha cerrado con las Bolsas tomándose un respiro en plena corrección. Una vez que se celebre la reunión del Banco Central Europeo y se despeje la incógnita de si Mario Draghi dará más pasos en favor de la normalización monetaria, los resultados empresariales guirán a las Bolsas. Dependerá de si decepcionan o no para decididir si la corrección se prolonga o volverán al verde. Con permiso, eso sí, de que el crudo consiga escapar de lo últimos meses a la baja y de los intentos de la OPEP para imponer sus recortes en la producción de petróleo.

El baremo de los mercados está alto. La mejora general de las condiciones macroeconómicas ha hecho que los analistas ceben las expectativas sobre estos resultados y es ahora el turno de que el sector empresarial demuestre que está a la altura. El consenso de los analistas de Fact Shet calcula que las cuentas semestrales europeas mejorarán un 17%. Con unas previsiones tan alagüeñas, las Bolsas no se conformarán con resultados positivos, sino que esperan que una compañía dé la campanada. Pablo García, de Carax Alphavalue, considera probable la sorpresa y pone el acento en que será el primer semestre en ocho años en que las cuentas seránpositivas y no provacarán una revisión a la baja de las previsiones anuales.

La clave está para esta casa de análisis en el comportamiento de la banca, tras un trimestre en el que han sido rescatados cuatro bancos. La nota negativa la pondrán las empresas más vinculadas a las materias primas (como las petroleras o las mineras), frente al buen comportamiento que esperan de las ligadas al consumo cíclico. Natalia Aguirre, de Renta 4, introduce un nuevo condicionante: el factor divisa. Explica que la posición de fortaleza del euro frente al dólar (roza máximos anuales tras acercarse a la paridad con la divisa estadounidense) puede rebajar las cifras. Los extraordinarios datos del primer trimestre llevan a Aguirre a mostrarse cauta en sus estimaciones y a creer que las cuentas no serán tan buenas como espera el mercado.

La cuestión, por otro lado, está en la calidad de estas, comenta Juan José Figares, director de Análisis en Link Securities. Entre los datos aportados destaca las ventas y los márgenes. En su opinión, son estas cifras las que dan una imagen más real de la evolución de la demanda y los precios. Y las que –junto a los comentarios de los gestores sobre la marcha del negocio– puedan destacarse como nuevos catalizadores del mercado y convencer a los inversores más escépticos.

Normas
Entra en EL PAÍS