La nueva planificación eléctrica incluirá un tercer cable a Marruecos

Portugal también compite por construir la línea, que duplicaría la actual capacidad

El ministro Nadal ha tratado con el Gobierno marroquí sobre esta infraestructura

Interconexiones internacionales Ampliar foto

La planificación de las infraestructuras de transporte eléctrico que está elaborando el Ministerio de Energía para el periodo 2020-2025, incluye el lanzamiento de un tercer cable submarino de alta tensión con Marruecos, que se sumaría a los dos que interconectan España con el país norteafricano. Un proyecto largamente reivindicado por el operador del sistema, REE, por el que también compite su homólogo portugués, REN.

En la rueda de prensa previa a la junta general de accionistas celebrada en abril, el presidente de REE, José Folgado, ya defendió esta nueva línea y, aunque reconoció que en estos momentos no es necesaria, la consideró “digna de ser estudiada” pues la maduración de este tipo de proyectos se dilata mucho en el tiempo. Folgado dijo “no haber recibido ninguna instrucción del Ministerio de Energía”, si bien, su titular, Álvaro Nadal, ya lo trató con el Gobierno marroquí en una visita oficial al país vecino, una petición que también ha cursado el Ejecutivo de Portugal.

Que este cable se lo lleve uno u otro país ibérico “va a depender de la habilidad política de cada uno”, señalan fuentes del sector. Técnicamente, parece tener más sentido que la línea salga de Tarifa (desde la subestación del Pinar del Rey, en San Roque), como las dos ya en funcionamiento, que desembocan en la localidad marroquí de Fardioua. Un trayecto más corto (29 kilómetros) y de una menor profundidad (620 metros) que la hipotético que pueda partir de El Algarve, lo que supondría dar “una gran vuelta”, añaden las mismas fuentes.

Como el objetivo de Marruecos con esta interconexión es regular la estabilidad que le proporciona el sistema eléctrico español, los defensores de la opción de REE, aseguran que la seguridad que puede ofrecerle Portugal procede de la propia interconexión de este país con España.

Por su parte, no faltan críticos que consideran que este tercer cable (cuya inversión pagarán los consumidores en la factura de la luz) no es necesario. Los dos actuales cuentan con tres conductores de corriente alterna, respectivamente, y un tercero de repuesto.

Sería más sencillo, convertirlos en corriente continua, lo que permitiría liberar dos de los seis cables actualmente en servicio, que trabajan en corriente alterna. Se trataría, asimismo, de mejorar la conexión eléctrica entre Marruecos y Argelia (que también reivindica un cable submarino entre su territorio y Almería) “con lo que se podría cerrar el círculo” sin más líneas.

La construcción del primer circuito (proyecto Remo I)_comenzó en 1997 y entró en operación en 1998. El segundo circuito (Remo II), entró en funcionamiento en junio de 2006. La capacidad técnica de intercambio de ambas terminales en funcionamiento, es de 700 MW cada uno (1.400 MW), si bien la capacidad de intercambio comercial es de 800 MW en su conjunto.

Estos proyectos fueron financiados a partes iguales entre REE y ONE, operadora y transportista del sistema marroquí, con el apoyo del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el el Banco Árabe de Desarrollo (BAD). Estos cables supusieron una inversión superiores a los 100 millones de euros cada uno.

La planificación de las infraestructuras eléctricas, cuyo objetivo es garantizar el suministro en situaciones de máxima demanda, tiene una parte indicativa y otra vinculante. En este ultimo caso se encuentran las necesidades de inversión en el desarrollo de las grandes infraestructuras de redes.

Así, en la planificación eléctrica se contemplan una serie de infraestructuras que necesariamente deberán acometerse. No obstante, al tratarse de una interconexión internacional, el proyecto, al que se le calcula una inversión superior a los 200 millones, depende también del Gobierno de Marruecos.

Una isla energética

Según recuerda REE, la península ibérica “tiene uno de los niveles de interconexión más bajos de la Unión Europea”. En estos momentos, el ratio de interconexión del 10% respecto a la potencia de generación instalada. La UE ha aumentado este objetivo hasta el 15% en el horizonte de 2030 (tres conexiones con Francia, cinco con Portugal y los dos cables con marruecos).

Reforzar la unión con el sistema europeo, 10 veces superior al español, “es, por tanto, la inversión más importante que debe realizarse en los próximos años”, según el operador del sistema. Acabar con esta situación de aislamiento es uno de los objetivos del actual ministro de Energía, quien lo utiliza como argumento para librar a España de parte de las responsabilidades de la basta normativa europea contra el cambio climático. A más interconexión, mayor es la estabilidad de los sistemas. especialmente, la generación de renovables.

Queda también por ver cómo resuelve la Comisión europea el expediente abierto contra españa por el monopolio de REE en las interconexiones internacionales. De decantarse por la apertura de estos proyectos a la competencia, REE podría verse obligada a acudir a un concurso para construir la nueva línea marroquí. ¿Y rivalizar con la propia REN?

Argelia vuelve a pedir a España la conexión eléctrica submarina

En un encuentro reciente entre el ministro de Energía, Álvaro Nadal, y su homólogo argelino, Mustapha Guitoni, en Argel, este volvió a reivindicar a España la construcción de un cable eléctrico submarino entre Orán y Almería. En la reunión, previa a un acto de celebración del 30º aniversario de la presencia de Cepsa en Argelia, Guitoni insistió en la necesidad de interconectar eléctricamente su país con España y, por tanto, con Europa, con un cable que aprovecharía el trazado del gasoducto de Megaz que discurre por el fondo mediterráneo y une ambas costas.

Se trata de un viejo proyecto que se remonta al del propio gasoducto, que funciona desde 2011, con el que Argelia quiere aprovechar su propio gas: en paralelo construiría en sus costas varias centrales de ciclo combinado para la generación de electricidad con gas que evacuaría a España.

Ya en 2007, el país magrebí lanzó un concurso para construir cinco con un ainversión de 2.500 millones de euros, que incluía, además un cable submarino privado, y otros proyectos de renovables. Por él se interesaron Endesa e Iberdrola, Por quel entonces, ambas eléctricas eran aliadas de Sonatrach en el capital de Medgaz, en el que solo sobreviven Cepsa, con un 42% del capital y Gas Natural Fenosa, con un 13%.

El proyecto acabó en agua de borrajas con la llegada de la crisis económica y la sobrecapacidad del parque de generación español. Además, Argelia no quiere pagar una infraestructura demasiado onerosa. Solo el apoyo de la UE (Argelia es país preferente) y un incremento de la interconexión de España con Francia podrían salvar la idea.

Las interconexiones en España
Normas