Ferrovial y BBVA urgen acabar con la rigidez del sistema concesional español

Cintra reclama diálogo entre Administración, financiadores y concesionarias durante las licitaciones

Piden claridad en el reparto de riesgos y sistemas de rápida resolución de conflictos

Radial 3
Radial 3

Una de las concesionarias españolas de autopistas con más presencia internacional y también más tocada por la crisis de las radiales en España, Cintra, ha reclamado a las Administraciones esta mañana en Santander que considere la flexibilización de las reglas de contratación de concesiones para evitar la judicialización de los contratos y la quiebra de proyectos. En definitiva, se trata de evitar nuevos fiascos como los de las concesiones que han ido a concurso durante la crisis y abocadas ahora a la liquidación.

El responsable de la Asesoría Jurídica de Cintra, Javier Romero, ha expresado las bonanzas de los sistemas concesionales de Estados Unidos o Australia durante su intervención en la segunda jornada del curso sobre infraestructuras que promueve Seopan en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander. Romero dice ser consciente de que prácticamente no caben modificaciones a la futura Ley de Contratos, modificada por la transposición de directivas europeas, pero pide que se tengan en cuenta a futuro medidas ya probadas en otros mercados en busca de clarificar el reparto de riesgos o la implantación de sistemas de rápida resolución de conflictos basados en arbitrajes.

“La quiebra de una concesión no es buena para nadie”, ha apuntado en la mesa de debate Teresa García-Agulló, managing director de BBVA, quien ha hablado de la necesidad de una relación más estrecha entre financiadores, concesionarias y Administración como vía para buscar un sistema concesional más estable.

El directivo del grupo Ferrovial ha resaltado ante un nutrido foto de directivos del sector concesional que los citados financiadores y potenciales operadores de infraestructuras conocen, en Estados Unidos, el borrador de los contratos durante el proceso de licitación. Y pueden discutirlo con la Administración concedente “en busca de mejoras para el proyecto y la comunidad de usuarios”. A juicio del experto, riesgos como el medioambiental, el de expropiaciones o el de demanda en cualquier proyecto “deben recaer en la parte que mejor pueda gestionarlos, independientemente de quién corra con el posible impacto económico. La interrelación entre las partes minimiza riesgos”.

En un 90% de los proyectos de Cintra el riesgo de expropiación, que tumbó a las radiales en el entorno de Madrid con inesperados sobrecostes surgidos de los justiprecios otorgados por los tribunales, lo gestiona el órgano concedente. “En el caso de las radiales hubo iniciativas regulatorias tendentes a reequilibrar los contratos y hemos tenido prácticamente que mendigar en los tribunales la aplicación de la ley con poco o ningún éxito. Deberíamos copiar a otros países en sistemas de resolución de conflictos”, ha criticado Javier Romero.

García –Agulló, desde BBVA, ha apostado por sistemas concesionales garantistas, citando el chileno, en los que los distintos jugadores tienen limitado el rendimiento con un techo máximo, pero cuentan con la garantía de una rentabilidad mínima. Esta representante de la comunidad financiera asegura que en España resulta prácticamente imposible respaldar proyectos de nueva construcción (greenfield) y tilda de imprescindibles a los mitigantes y claros repartos de riesgos para hacer atractiva la financiación de concesiones ya en funcionamiento. Entre estas últimas se esperan en los próximos años a la AP-1, Acesa o Aumar, autopistas de próximo vencimiento y previsible relicitación.

Más diálogo

En Australia, ha resaltado Romero, los participantes en el concurso de una concesión pueden reclamar modificaciones en el reparto de riesgos propuesto por la Administración como parte de la oferta, convirtiéndose en un condicionante más junto a la oferta técnica o la económica. “En el mundo anglosajón asistimos a procesos de adjudicación más largos que en España, pero los preferimos si los riesgos quedan bien definidos”, ha insistido el asesor legal de Cintra. Respecto a sus recomendaciones ante futuros concursos en España, resume que “la Administración ha de tener la última palabra, pero debe ser más flexible para recibir propuestas de financiadores y concesionarias al tratarse de contratos a muy largo plazo”.

Desde Cintra también se demanda una mayor correlación entre los contratos de concesión y los de financiación de proyectos, con el fin de que el concesionario no esté expuesto a una resolución culpable de un determinado contrato si no es posible levantar la pertinente financiación para la construcción de la infraestructura.

Sobre la esperada relicitación de las autopistas quebradas en España que irán cayendo en manos de la Administración este mismo año, probablemente comenzando por la AP-36, la directiva de BBVA ha observado que “sería bueno hacer una propuesta conjunta con las radiales [de nueva licitación] dejando participar a las entidades interesadas para crear un marco de concesión estable para todos”.

Normas