Infraestructuras

Domingo de colas en el control de pasajeros en la T4

El operador enmarca los tiempos en la normalidad tras los cambios normativos y mayor afluencia de viajeros

Madrid-Barajas atiende hasta 180.000 pasajeros por día en estas jornadas críticas

Colas para pasar el control de pasaportes de la T4 en el aeropuerto de Barajas en la operación salida.
Colas para pasar el control de pasaportes de la T4 en el aeropuerto de Barajas en la operación salida.

 

Las colas de pasajeros que vuelan fuera de España desde Barajas vuelven a repetirse en estos primeros días de verano y hoy domingo, arranque de las vacaciones de julio para miles de personas, parecen intensificarse.

Los refuerzos técnicos en el control de pasaportes del aeropuerto madrileño han evitado el colapso en este cuello de botella de la principal puerta de salida del país, pero los tiempos de espera antes de que la Policía supervise la documentación de cada uno de los viajeros era de entre unos 35 y 45 minutos, a alrededor de las 11 de la mañana, en el control de pasajeros de salida de la terminal 4 Satélite (con 20 puestos de control abiertos). A esa misma hora, el control de seguridad también tenía 25 minutos de paso. A las 11 y media también se colapsaron los controles VIP.

En estas jornadas críticas de la temporada alta, Madrid-Barajas atiende hasta 180.000 pasajeros por día, marcando importantes picos frente a la cifra de 130.000 viajeros por jornada que suelen pasar por sus terminales.

Las aglomeraciones responden, según insisten las fuentes consultadas, tanto a la afluencia de turistas que inician sus vacaciones como a la normativa europea que busca blindar la seguridad en los aeropuertos y que obliga a la Policía a escanear los pasaportes de los pasajeros ajenos al área Schengen. Ante los fuertes atascos del mes de mayo, Fomento se comprometió a dotar a los aeropuertos principales de nuevos equipos de lectura automática y verificadores.

Ya el pasado fin de semana fue el aeropuerto barcelonés de El Prat el que registró importantes problemas, con interminables colas en la T2, en la que operan principalmente las aerolíneas de bajo coste. Las esperas se producen pese a los refuerzos policiales y la llegada de nuevas máquinas a los puestos de control de pasaportes.

Normas
Entra en El País para participar