"El ICAB debe participar en las iniciativas legislativas y en el impulso de reformas"

"Rebajaremos las cuotas de los más jóvenes a un 50% durante los dos primeros años de colegiación"

"Barcelona tiene que ser un centro de arbitraje"

Maria Eugenia Gay nueva decana del Colegio de Abogados de Barcelona (Icab).
Maria Eugenia Gay nueva decana del Colegio de Abogados de Barcelona (Icab).

Maria Eugènia Gay acaba de ser elegida nueva decana del Colegio de Abogados de Barcelona (Icab), un nombramiento que asume con gran entusiasmo. La abogada, especialista en derecho procesal civil, destaca que el equipo con el que va a entrar a liderar la institución está sumamente preparado y comprometido con la abogacía y cree que ese compromiso es lo que han valorado los colegiados de Barcelona en estas elecciones. De hecho, está convencida de que en esta primera semana podrán empezar a ejecutar todas las medidas de su programa.

¿Cuáles son sus objetivos a corto y medio plazo como decana del Colegio de Abogados de Barcelona?

La transparencia y la proximidad son la base de nuestros objetivos. Los colegiados tienen el derecho a saber dónde van sus cuotas. Para ello, vamos a informar trimestralmente de toda la ejecución del presupuesto. Otra de nuestras prioridades es la creación de una comisión de transformación digital, en la que se participe muy activamente en la digitalización de la justicia y de la abogacía, de los expedientes judiciales e incluso del propio colegio. Además vamos a potenciar la comisión normativa, de modo que permita al colegio participar activamente en las iniciativas legislativas y en el impulso de reformas. A través de esta comisión pretendemos ser un referente con todos los grupos parlamentarios. Por otro lado, hemos percibido que la abogacía de Barcelona está muy interesada en internacionalizarse, por ello vamos a crear una comisión de internacionalización de despachos de abogados. Asimismo, queremos reforzar la comisión de deontología, dentro de la cual yo, como decana, seré quién de manera directa y personal atenderé todas las quejas de los abogados respecto a las perturbaciones que puedan sufrir dentro de la administración de justicia.

¿Cuáles van a ser sus primeras medidas tras tomar posesión del cargo?

Entre nuestras primeras medidas está rebajar las cuotas de los más jóvenes a un 50% durante los dos primeros años de colegiación, y otro 50 % en los tres últimos años en los que es obligatorio el pago de la cuota colegial. También vamos a renegociar la póliza de responsabilidad civil, que ha sido un tema controvertido en la abogacía de Barcelona porque ha supuesto un aumento de la cuota. La idea es volver a negociar esta póliza y, si no fuera posible, convocar un nuevo concurso. En cuanto al turno de oficio pretendemos negociar los módulos de pago y las guardias así como asegurar que sean correctamente remuneradas.

¿Qué servicios considera prioritarios reforzar o incluso crear dentro del Icab?

La misión principal de la institución es defender al colegiado, que la abogacía de Barcelona se sienta amparada y protegida. Teniendo en cuenta que la colegiación es obligatoria, el colegio debe también ofrecer unos servicios, una serie de contraprestaciones a esa cuota que pagan. Esto significa también darles una buena formación de calidad y a poder ser gratuita, así como asegurar un cumplimiento deontológico y estar al lado de los abogados en el día a día de su ejercicio.

¿Qué opina de la figura del Defensor del abogado que ha creado el Colegio de Abogados de Madrid? ¿Cree que es trasladable al Colegio de abogados de Barcelona?

Desde el punto de vista de la digitalización me parece una idea muy acertada lo hecho en Madrid, pero nosotros vamos un paso más allá, lo hemos humanizado. Tanto el vicedecano como yo como decana, vamos a asumir personalmente esta responsabilidad de defender al colegiado. Entre Madrid y Barcelona la diferencia de colegiados es importante y entiendo que ellos hayan creado este sistema digitalizado, que me parece muy positivo. Ahora mismo en Barcelona el traslado de la queja al colegio se puede hacer por vía telemática y es la junta de gobierno la que contesta, la respuesta no está personalizada. Yo lo que quiero es personalizarla que sea el vicedecano o el decano personalmente quien lo asuma, que seamos nosotros quienes acudamos en defensa de estos compañeros que han visto su ejercicio perturbado por la administración de justicia.

¿Cuáles son en su opinión los mayores retos que afrontará la profesión en los próximos años?

Los retos pasan primero por modernizarse, la digitalización es fundamental para los abogados. También es necesario proteger a la abogacía joven, adaptar su situación al mercado actual de la profesión.

¿Potenciará desde su posición las alternativas de resolución de conflictos, como el arbitraje y la mediación?

Sí, sin duda fomentaremos el arbitraje y la mediación. Barcelona tiene que ser un centro de arbitraje, debe asumir un papel más relevante en este sentido. Yo como mediadora, creo que es muy importante esforzarse en encontrar una vía de conciliación en la resolución de los conflictos, también por la lentitud de los procedimientos judiciales. Para ello es imprescindible una mayor implicación política y una mayor inversión por parte de los poderes públicos en el fomento de estos mecanismos alternativos de resolución de conflictos.

Normas
Entra en El País para participar