ING Direct busca nuevos acuerdos para facilitar a sus clientes más cajeros

BBVA y CaixaBank son reacios a dar cabida en sus cajeros a los clientes de ING

La compra de Popular por Santander puede limitar el uso de 2.700 cajeros por los usuarios del banco naranja

ING direct
El consejero delegado de ING, César Gónzalez-Bueno, durante su intervención en el curso "La cuarta revolución. ¿Cómo afecta la agenda digital a la economía y a la industria?". EFE

La guerra de los cajeros automáticos parecía que había terminado, y de forma satisfactoria para las entidades financieras y para los clientes, pese a que la gran banca cobre de 1,85 a 2 euros por sacar dinero de sus terminales a los usuarios ajenos a la entidad. Los bancos más pequeños, y por tanto con un escaso número de máquinas para atender a sus clientes habían conseguido llegar a acuerdos con varias entidades de mayor tamaño para poder dar un servicio tan básico como poder sacar efectivo de los cajeros. Ahora Santander, nuevo dueño de Popular, ha puesto en revisión los pactos que mantenía su ahora filial con las instituciones más pequeñas lo que puede dejar a millones de clientes de estas entidades sin servicios gratuitos por sacar efectivo en los cajeros.

De momento, ING Direct ha comenzado a buscar otras alternativas a la red de cajeros de Popular para sus clientes. De hecho, ya ha expresado a Competencia su preocupación ante la posibilidad de que Santander rompa los acuerdos de su filial con ellos y con el resto de bancos pequeños, según reconocen varias fuentes financieras, aunque no así el banco naranja. Banca March y otras pequeñas firmas también han iniciado rondas de contactos para reforzar sus acuerdos en previsión de que Santander implante su política de comisiones en los cajeros de Popular.

ING Direct se ha dirigido a los principales bancos españoles pidiendo llegar a acuerdos siguiendo las recomendaciones de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), que ya pidió al sector hace casi dos años que no se marginara a los clientes de las entidades pequeñas de un servicio fundamental para ellos como es sacar dinero de los cajeros.
Fuentes de estas entidades reconocen que el banco naranja lleva meses intentando ampliar sus acuerdos, aunque puntualizan que su insistencia a llegar a nuevos pactos se intensificó hace algo más de un par de meses, coincidiendo con el anuncio de Popular de su puesta en venta. De los grandes bancos, solo Bankia y Sabadell, con quienes ya tiene algún acuerdo comercial, podrían estar dispuestos a renegociar sus acuerdos con ING si finalmente Santander rompe los pactos de Popular con la banca más pequeña. BBVA y CaixaBank siguen siendo reacios a dar cabida en sus cajeros a los clientes de la filial española del grupo holandés sin tener que abonar una comisión de dos euros por extracción en sus terminales.

El consejero delegado de ING Direct en España, César González-Bueno, ya explicó la semana pasada que romper el acuerdo de Popular “supondría restringir la competencia”. Además, insistió en que el pacto se mantiene y no ha habido ninguna variación desde que Santander se hizo con la entidad intervenida, y añadió que el contrato “no tiene por qué estar en peligro”.
La CNMC anunció el viernes que está analizando el efecto de la venta de Popular en el uso de cajeros, aunque su responsable, José María Marín Quemada, también reconoció que de momento “no ha pasado nada”.

La crisis de Popular y su posterior venta a Santander, han alterado por completo los acuerdos que tenían en común en gran parte al banco madrileño. Popular, a través de la sociedad que tiene al 50% con Crédit Mutuel, había firmado un sinfín de pactos con ING Direct, las cooperativas de crédito y rurales, Banca March y Bankinter, principalmente, para que los clientes de estas entidades pudieran sacar dinero de los 2.700 cajeros de Popular sin coste para ellos.

Pero tras la compra de Popular por Santander estos pactos pueden saltar por los aires en unos meses. Santander, junto a BBVA y CaixaBank, con 23.585 máquinas, decidieron aplicar una comisión de dos euros a los clientes ajenos a sus respectivas entidades por usar sus terminales. Con ello querían dar valor a la inversión que habían realizado en cajeros, evitaban las colas en sus terminales y, sobre todo, menguaban la competencia de ING Direct, que sin contar con apenas oficinas ni terminales, se valía de los del resto de las redes de sus rivales. Fuentes de ING Direct reconocen que buscan alternativas para que sus clientes saquen efectivo, e insisten en que “la propuesta de valor que tenemos para que nuestros clientes puedan acceder a su efectivo no ha cambiado”.

Así, reiteran, continúan a su disposición tanto los más de 44.000 cajeros de diferentes entidades (aunque en varios el cliente debe pagar una comisión) como los algo más de un centenar de cajeros propios que se han ido desplegando el último año y los 3.500 puntos de extracción disponibles a través de Twyp Cash (sus clientes pueden sacar dinero de los supermercado Dia, y de las gasolineras de Shell y Galp). Con Bankia y con Bankinter los clientes de ING pagan un euro si sacan menos de 90 euros en Bankinter y 0,98 euros en el caso de Bankia. Si sacan más de 90 euros no pagan nada en ambas entidades.

Otras claves

ING Direct como el resto de las entidades que operan en España cobran una comisión por sacar dinero de los cajeros ajenos a los del cliente desde los 0,65 euros hasta los 2 euros.
En la actualidad, España cuenta con un total de 49.958 cajeros automáticos. Esta cantidad representa un 0,19% más que en el año anterior (los datos son de cierre de 2016). Este es el primer incremento de la red de cajeros tras siete años consecutivos en los que había menguado.
Santander, BBVA, y CaixaBank suman un total de cajeros automáticos de 23.585, según datos de cierre de ejercicio pasado. Los tres bancos son los únicos que no llegaron a acuerdos con otras entidades para que los clientes ajenos a sus redes pudiesen sacar efectivo de sus terminales sin pagar comisiones o con tarifas muy bajas.
La firma naranja que en España dirige César González-Bueno tiene ya varios acuerdos firmados con otras entidades financieras, con Dia, o con gasolineras como Galp o Shell para sacar dinero de sus cajas.

Normas