Alimentación

La CNMV advierte sobre el valor de la vieja Pescanova

El fondo Broadbill vende su paquete accionarial

La compañía sube otro 66,5%

La CNMV advierte sobre el valor de la vieja Pescanova Ampliar foto

La CNMV emitió este martes al cierre del mercado un comunicado advirtiendo a los inversores sobre el valor de Pescanova SA, después de que volviera a dispararse un 66% el precio de sus acciones. En concreto, el regulador remite a un hecho relevante de la semana pasada en el que la propia sociedad valoraba sus acciones en 0,03 euros, muy por debajo de los 2,05 euros en los que cerró este martes.

La CNMV “recomienda a los inversores y entidades antes mencionadas analizar con detenimiento esa información y el conjunto del hecho relevante al formarse un juicio sobre la situación y perspectivas de la compañía”.

Tras haberse desplomado en la primera sesión tras la vuelta a cotizar un 95% y en la segunda un 15%, se ha revalorizado en tres jornadas casi un 800% -un 66% ayer-. En el citado hecho relevante se especificaba que, teniendo en cuenta operaciones realizadas durante los cuatro años se ha estado suspendida, la capitalización de la empresa rondaba los 860.000 euros, un valor que contrasta con los 58,9 millones en los que cerró ayer.

Los analistas no dan con la razón para las grandes subidas de las últimas tres jornadas -más del 80% el viernes, un 180% el lunes y el 66% de ayer-. “Es algo complicado de explicar”, reconoce Victoria Torre, analista de Selfbank, quien destaca el importante volumen de negociación que está teniendo. Desde su vuelta a Bolsa se han negociado 141,9 millones de acciones, lo que multiplica por cinco el número de títulos que componen la sociedad.

“El precio debía ajustarse a la nueva realidad de la empresa”, asegura Torre, asegurando que lo que se esperaba eran las caídas iniciales. Pescanova SA ya no es la propietaria de la empresa de alimentación del mismo nombre, como sucedía cuando dejó de cotizar en 2013, sino una sociedad de cartera cuyo principal activo es el 1,6% del capital de la pesquera.

Hasta esas cotas diluyó su participación en la compañía, que ahora opera bajo el nombre de Nueva Pescanova SL, después de que saliera del concurso de acreedores en el que entró tras el escándalo de sus cuentas. Esta nueva sociedad, que no cotiza, está controlada por la banca acreedora.

Por otro lado, ayer se conoció que el primer accionista de Pescanova SA desde enero, el fondo Broadbill, se ha desprendido del 11,5% que poseía en la sociedad, si bien, no se hicieron públicas las condiciones de la operación. A falta de conocerse más detalles sobre la composición del accionariado tras tanta volatilidad, los registros de la CNMV vuelven a situar al expresidente de la compañía, Manuel Fernández de Sousa, como primer accionista, con el 7,5%.

Normas