Windows 10

¿No encuentras un icono en el escritorio de Windows 10? Así puedes recuperarlo

También puedes ocultarlos sin borrarlos

El escritorio es una de las zonas más importantes de nuestro ordenador, y en general del sistema Windows 10, y aunque parece que lo conocemos todo sobre él, básicamente gracias a su funcionamiento tan simple, hay veces que es mejor conocer algunos trucos.

Windows
Una sencilla forma de recuperar los iconos perdidos

Porque a veces, y no se sabe por qué, el escritorio oculta algunos iconos o accesos directos a los que queremos tener un acceso rápido. Vamos a ver lo sencillo que es recuperar los iconos del escritorio en Windows 10 de una posible pérdida.

Recupera esos iconos ocultos del escritorio

Por una razón que como decimos no está suficientemente clara, no siempre, pero ocurre que cuando movemos o copiamos un acceso directo o archivo al escritorio, precisamente para poder ejecutarlo de forma rápida, a veces este desaparece de él. Por alguna razón es imposible verlo en el escritorio, y no es que no lo podamos encontrar entre el resto de iconos, es que directamente no existe. Así que para poder evitar esta confusión, y no tener que recurrir a abrir el explorador de archivos para verlos en el escritorio, podemos hacer algo muy sencillo en él.

Windows 10
Se puede dejar completamente limpio el escritorio de Windows 10

Pues bien, para poder ver esos iconos que hemos copiado al escritorio, pero que ahora no aparecen por ningún lugar, sólo tenemos que ir a este, pulsar sobre el botón derecho del ratón, y pulsar sobre “ver”. Dentro de este menú lo único que hay que hacer para que todos los iconos, incluso los que se han perdido, vuelvan al escritorio, es pulsar sobre “organizar iconos automáticamente”. Al hacerlo todos los iconos se ordenarán, incluidos los que se habían perdido por alguna razón misteriosa. Es una buena forma de encontrar esos iconos en un momento de necesidad de ejecutarlos.

Por otro lado, si no somos muy ordenados en esto del escritorio de Windows, existe una forma de “meter la porquería debajo de la alfombra”, esto es, ocultar todos los iconos del escritorio. Si quieres un poco de relajación en el escritorio y olvidarte de las decenas de iconos sin sentido que guardas sin tener que eliminarlos, hay una solución muy sencilla. Es tan simple como ir al escritorio, pulsar el botón derecho del ratón, dirigirnos a “Ver” y pulsar sobre “Mostrar iconos del escritorio”. Al pulsarlo desparecerán todos de este, y el orden regresará a nuestro ordenador. Si queremos revertir esta opción, no hay más que pulsar de nuevo este mismo botón en el menú contextual del escritorio.

Normas
Entra en EL PAÍS