Medio Ambiente

La Fundación Félix Rodríguez de la Fuente se declara en concurso

La organización cerró por no ser capaz de asumir sus créditos con Industria

Los acreedores tienen un mes para comunicar sus deudas

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el viernes el concurso voluntario de acreedores de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente. En él, se establece como gerente de su patrimonio a la administración concursal.

La fundación hace, a través del BOE, un llamamiento público a los acreedores para que comuniquen a la administración concursal la existencia de sus créditos, que deberán efectuar conforme a lo previsto en el artículo 85 de la Ley Concursal, en el plazo de un mes.

La Fundación ha sido dirigida desde su creación en 2004 por Odile Rodríguez de la Fuente, hija del famoso presentador de televisión y naturalista Félix Rodríguez de la Fuente, y su principal tarea ha sido la de difundir y salvaguardar la obra de su padre fallecido en accidente en 1981.

En su organización, la Fundación contaba con dos líneas estratégicas de actuación: una, denominada La Huella de Félix, cuyo objetivo era revitalizar el legado de Félix Rodríguez de la Fuente, y otra, El hombre y la Tierra, que reconocía a personas o grupos de personas que viven cerca de la tierra, de sus recursos y velan por su cuidado.

A lo largo de su años de actividad, lideró diversos proyectos como ConSuma Naturalidad”, apoyado por el Fondo Europeo para el Medio Ambiente LIFE+ y Grandes Árboles para la Vida, una iniciativa apoya a por LIFE+ 2011 y la Diputación de Valencia para conservar los árboles singulares y bosques maduros de la Red Natura 2000 española.

Según publicaba La Vanguardia el pasado 5 de marzo, la Fundación ha tenido que cerrar y despedir a los 20 trabajadores que empleaba al no poder hacer frente a los pagos pendientes con el Ministerio de Industria.

La asociación solicitó unas ayudas del Plan Avanza, que funcionaban en un 50% como subvención y en otro 50%, como préstamos al 0% de interés.
Sin embargo, para una organización sin ánimo de lucro que no genera ingresos, ha sido “inasumible hacer frente a los 180.000 euros al año durante 10 años que tienen que atender”, afirma el medio.

Normas