El expresidente del Popular, Emilio Saracho.
El expresidente del Popular, Emilio Saracho. REUTERS

Saracho: “Hemos fracasado. No repetiré nada parecido en mi vida”

El expresidente de Popular reconoce que la situación del banco "era insostenible e imposible mantener su valor"

El directivo ha colgado una entrevista en la intranet de la entidad a la que ha tenido acceso Cinco Días

“Los accionistas nunca tuvieron una posibilidad de mantener su valor en el tiempo”. Con esta rotundidad reconoció Emilio Saracho, el expresidente de Banco Popular, el miércoles la situación de la entidad financiera, en una entrevista publicada de forma interna a la plantilla del grupo, a la que ha tenido acceso CincoDías.

El exdirectivo analiza en dicho audio la situación que ha llevado al banco hasta el bail in realizado por el FROB y a la adquisición por parte de Santander. A nivel personal, asegura que ponerse al frente del Popular “ha sido una experiencia única, pero que no la repetiría nunca. Ninguna persona lo puede aguantar de forma indefinida”.

Saracho señala que cualquiera de las opciones que se barajaban para el banco, como era también una posible nueva ampliación de capital, hubiese supuesto una caída en el valor de la acción, que ya en su último día era “pírrico”. “No hemos conseguido todos los objetivos en el proceso y no me siento satisfecho”, añade.”No tengo buena sensación al no haber podido sacar esta parte del banco de otra manera”, incide.

“No puedo mostrarme optimista y esperanzador respecto a los accionistas”, lamenta el expresidente. “Ellos también se han dejado la piel y la frustración va a ser enorme al haber depositado esperanzas en un proyecto que no ha podido llegar a buen término”. Sin embargo, asegura que la responsabilidad “era infinitamente mayor” con respecto a los ahoros de nuestros clientes.

Saracho reconoce su “fracaso” en la gestión de la pérdida de valor de la acción y asume su responsabilidad al “no haber conseguido mantener la confianza en el banco”. Sin embargo, argumenta que la situación de liquidez “era insostenible”, debido a l nivel de “ansiedad” que estaba afectando a los clientes. “Los depositantes estaban preocupados, en mi opinión sin motivo, pero el miedo es libre”, subraya. “Estaban procediendo a mover sus depósitos a lugares más seguros”.

Durante la entrevista, el sucesor de Ángel Ron al frente de la entidad asegura que la adquisición por parte del Santander es el final de una operación que “no podía haberse hecho de otra manera por los accionistas y por su situación”. Y añade que la entidad dirigida por Ana Botín “era la que más interes había mostrado y la que tenía más capacidades” para acometer esta operación.

El exdirectivo busca en el citado audio dar una muestra de optimismo a la plantilla del banco. “Esto no es solo un accidente, es una oportunidad. Se cierra una puerta pero se abre una más grande”, asegura Saracho. La entrada en el grupo Santander da a la plantilla “oportunidades que antes no tenía, de crecimiento personal y de carrera”.

El expresidente de la entidad pidió a los trabajadores que vuelvan a las sucursales a atender a los clientes “sin bajar la cabeza y orgullosos del Popular”. Saracho reconoce que los empleados que estaban “en la trinchera” estaban teniendo “un sinvivir” por la situación. Sin embargo, defiende que la entrada en Santander permitirá atender a los clientes con “muchas más capacidades. Lo mejor está por llegar”.

Saracho de deshace en elogios al Santander en el mensaje a la plantilla. “Es un banco que tiene un camino y un liderazgo muy claro”, sunraya el exdirectivo del popular. “El mensaje de Ana Botín a nuestros trabajadores muestra que es una entidad que está atenta a los detalles. Saben que lo importante para el banco son las personas y quieren que actuemos como siempre”.

Saracho se muestra confiado en el futuro que tienen ambas entidades en su camino conjunto. “Esta operación supone crear no solo un líder mundial sino europeo”, subraya. Además, destaca que al Popular le permitirá “hacer cosas que antes no se podían”.

Normas
Entra en EL PAÍS