Infraestructuras

Sacyr llega a la junta pendiente de recomponer el consejo

José Moreno, con un sillón, podría demandar entre uno y dos más

El segundo accionista ha subido en un mes del 5% al 12,8%

José Moreno Carretero, segundo accionista de Sacyr con el 12,8% del capital.
José Moreno Carretero, segundo accionista de Sacyr con el 12,8% del capital.

El consejo de Sacyr vuelve a parecer una olla a presión. Se están cocinando cambios y en la jornada de mañana se reúnen sus miembros para la posterior celebración de la junta. En un principio no se espera conflicto alguno, pero el órgano de decisión deberá responder a la nueva realidad accionarial.

En las últimas semanas se han producido dos hechos relevantes: el fortalecimiento del empresario José Moreno Carretero, que suma un paquete del 12,8% –desde el 5% a primeros de mayo– y la entrada del grupo hotelero canario Lopesan con el 2,44%. El primero ya ha manifestado, a través de Europa Press, su deseo de ver reconocido en la composición del consejo su condición de segundo accionista. Carretero ocupa un asiento, misma posición que la instrumental del presidente Manuel Manrique, con el 1,8%, y por debajo de los dos que tiene la familia Loureda, con un paquete accionarial del 7,8%. Por encima de todos ellos, el pacto de Disa y Satocán (14,7% conjunto) copa cuatro puestos en un órgano con 14 miembros, cuatro de ellos independientes.

Moreno, cuya participación en Sacyr se instrumenta a través de Beta Asociados, confía en alcanzar la posición “que corresponda” mediante un “proceso normal y natural”. En sus declaraciones, el accionista también ha hablado del esperado aumento de influencia “de acuerdo con el resto de socios”.

La reunión del consejo prevista para mañana es la primera oportunidad para que Carretero, que llegó a la empresa a través de una ampliación de capital a finales de 2010 y de la mano del expresidente Luis del Rivero, pida formalmente un nuevo equilibrio de poderes.

La junta votará el pago de un dividendo flexible, fórmula que la compañía instauró en 2015 tras cuatro años sin remuneración al accionista.

Normas