Gilpérez: “La red de fibra óptica de Telefónica la han pagado sus accionistas”

Afirma que "no tiene sentido que la red se tenga que compartir con el resto de operadores"

La teleco prevé llegar este año a 20 millones de hogares con su fibra

Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica España.
Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica España.

Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica España, volvió a cargar ayer contra la nueva regulación de la banda ancha implantada por la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC). En un evento organizado por Deusto Business School, el directivo recordó que la inversión realizada por la compañía en el despliegue de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) ha sido pagada por los accionistas de la operadora. “No tiene sentido que esa red esté sujeta a la regulación y se tenga que compartir con el resto de operadores”, dijo el ejecutivo, añadiendo que en Alemania no hay apenas FTTH, mientras que en Italia es despliegue lo financia el Estado.

Gilpérez señaló no es muy “fair lo que pasa en este país”, e indicó que Telefónica es el único operador que tiene regulados los precios por parte del regulador. El directivo criticó la asimetría en la regulación que sufre la operadora frente a sus rivales, añadiendo que la compañía se ve forzada a poner el precio que marca el regulador. “No tenemos versatilidad para poner el precio que queramos”, dijo.

En términos generales, Gilpérez explicó que el 60% de los hogares españoles ya tienen acceso a la fibra. “Seis de cada diez hogares pueden tener fibra”, dijo el ejecutivo, quien añadió que en España hay ya 4,5 millones de clientes de estos servicios, de los que más de tres millones son de Telefónica.

En esta línea, adelantó que la operadora espera cerrar el año con más de 20 millones de hogares pasados, si bien reconoció que en los siguientes años, hasta alcanzar el total de 28 millones de hogares, el proceso será más lento. “En 2017 habremos cumplido los objetivos de despliegue de la agenda digital europea de 2020, tendrán que inventar otra cosa”, dijo.

De igual forma, Gilpérez indicó que España tiene más clientes de fibra que los mayores países europeos juntos. “Nos sigue Suecia con 1,2 millones de clientes, por 800.000 usuarios en Francia, cuyas redes de fibra solo alcanzan a siete millones de hogares”, explicó el presidente de Telefónica España, quien añadió que en Italia, Alemania y Reino Unido, el despliegue del FTTH es anecdótico. El ejecutivo aseguró que Telefónica no está en contra de la neutralidad de la red, pero insistió en que está a favor de la competencia en las redes, porque es la vía de fomentar el espíritu de la innovación.

Además, destacó que la fibra óptica ha revolucionado servicios como los videojuegos, la seguridad o la televisión, además de permitir la implantación de empresas como Netflix.

El directivo afirmó que Telefónica ya no es una compañía de centralitas, sino que se ha convertido en el principal agente de producción de contenidos, recordando que prevé una inversión anual en este ámbito de 100 millones de euros. Ante la pregunta de por qué Telefónica no comercializa sus contenidos en plataformas abiertas como las de Amazon o Apple, Gilpérez fue muy claro que asegurar que “no abrimos nuestras plataformas de contenidos porque no queremos. Es nuestra estrategia de negocio, y seguimos apostando por las ofertas convergentes”. El ejecutivo añadió que “no digo que nunca lo vayamos a hacer, pero a corto plazo no”.

Sin problemas por el fin del ‘roaming’

Gilpérez afirmó que Telefónica no sufrirá ningún problema de red con la eliminación del roaming móvil a partir del 15 de junio. “No hay nada que nos preocupe, vamos a cumplir con el roaming como hasta ahora”, afirmó.

En relación a la ciberseguridad, el directivo advirtió de que las empresas deben primar la inversión en este ámbito, aunque no tengan problemas. “Somos expertos, nos dedicamos a vender servicios de ciberseguridad”, dijo.

El ejecutivo destacó que Telefónica está haciendo su propio desarrollo en el internet de las cosas, indicando que las plataformas y los equipos deben de ser de bajo coste. Gilpérez indicó que todavía falta para que todas las ciudades españolas sean “smart”.

Normas