Infraestructuras

Isolux pierde 1.332 millones y asegura que es viable con el apoyo financiero "adecuado"

Los ajustes y saneamientos ascienden a 2.850 millones de euros

La deuda con recurso baja de 1.413 millones a 511 millones tras la reestructuración

Nemesio Fernández-Cuesta, presidente de Isolux.
Nemesio Fernández-Cuesta, presidente de Isolux.

El consejo de Isolux ha dado su visto bueno a las cuentas de 2016 tras cuatro aplazamientos en los que se había pedido tiempo para analizar la situación real de la empresa y su balance. Las pérdidas al cierre del ejercicio alcanzan los 1.332 millones, tras saneamientos y ajustes en el valor de los activos por 2.850 millones de euros.

Desde el órgano de decisión que preside Nemesio Fernández-Cuesta se insiste en que el grupo "constituye un proyecto empresarial viable que podría recuperar una parte del valor que ha perdido como consecuencia de los deterioros que reflejan las cuentas", pero condiciona esa viabilidad a la obtención del "apoyo financiero adecuado".

La que ha sido por tradición la séptima constructora española por volumen de ingresos trata de ejecutar un plan de viabilidad, diseñado por la especialista en reestructuraciones Alvarez&Marsal y que obtuvo luz verde del consejo el pasado 26 de mayo. La nueva reestructuración consiste en dividir la compañía en tres bloques, agrupando en el primero los proyectos en curso y contratos en cartera que generan u obtendrán caja positiva.

El segundo bloque está integrado por obras cuyas necesidades de financiación adicional para su culminación son inferiores al riesgo contenido por garantías y avales. Y el tercero contiene el resto de las actividades, incluidos los negocios en venta. Fruto de esta división se aprecia como garantizado el empleo de 1.000 trabajadores, de los 3.900 que integran la plantilla.

La nueva reestructuración consiste en dividir la compañía en tres bloques, agrupando en el primero los proyectos con caja positiva

De forma paralela, Rothschild y Alantra buscan inversores para la división de EPC.

Fuerte saneamiento

Por áreas de negocio, Isolux EPC ingresó 1.205 millones de euros, cifra que se ha reducido a 758 millones en los resultados consolidados tras "ajustes en la cuenta de clientes". La división presenta un ebitda negativo de 1.287 millones y el resultado neto es de 1.332 millones en rojo (326 millones en negativo si se excluyen impuestos y el resultado de activos en venta).

El negocio de proyectos llave en mano (EPC) arroja unas pérdidas operativas de 102 millones, a las que se suman otros 955 millones "por los ajustes en la contabilidad de las obras y las provisiones por deterioro de proyectos" y 386 millones más por la minoración del fondo de comercio.

En el negocio de concesiones y otras actividades no estratégicas los ajustes de valor de los activos se cifran en 1.512 millones.

Contrapeso

Isolux ha compensado parcialmente sus voluminosas minusvalías con plusvalías por 1.969 millones obtenidas en el proceso de capitalización de deuda el pasado verano.

El grupo de infraestructuras pasa de una deuda con recurso de 1.413 millones a 511 millones. En cuanto a la cartera de actividad, Isolux acumula contratos por 2.057 millones, lo que representa dos años de actividad.

 

Normas