La Audiencia de Alicante frena la adjudicación de In Tempo a Sareb

La Audiencia de Alicante frena la adjudicación de In Tempo a Sareb

El tribunal considera que antes de proceder a la liquidación deben resolverse los recursos de otros acreedores

Sareb encuentra un contratiempo para poder revender la torre

La Audiencia Provincial de Alicante frenó en un auto fechado en el día de ayer la adjudicación a Sareb de la segunda mayor torre residencial de Europa, ubicada en Benidorm y llamada In Tempo.

La Justicia entiende que la decisión sobre la liquidación del concurso de acreedores de Olga Urbana, promotor de la torre de viviendas, debe demorarse hasta que no haya una resolución en el mismo tribunal sobre el conflicto abierto entre algunos pequeños acreedores y el banco malo. La Audiencia de Alicante admite el recurso de estos acreedores y paraliza la adjudicación.

El conflicto inicial que debe resolver primero el tribunal es sobre si Sareb es un acreedor privilegiado o, como piden los demandantes, se le debe considerar administrador de hecho, una figura por la que perdería sus derechos de preferencia para adjudicarse el bien.

El banco malo asumió la deuda de la intervenida Caixa Galicia, después integrada en Abanca, de 95 millones de euros, de un total de 140 millones de pasivo de Olga Urbana.

Los demandantes entienden que en este caso, Caixa Galicia no solo ejercía como entidad prestamista, sino que era el “administrador de hecho”. Se considera como tal a aquella persona jurídica que, aún sin aparecer en el registro mercantil como administrador, en realidad toma las decisiones. Si es así, Sareb sería el último en la fila a la hora de cobrar y no tendría derecho a quedarse con el inmueble.

El juzgado de lo Mercantil número 1 de Alicante dio la razón a Sareb, y los acreedores presentaron recurso ante la Audiencia, que previsiblemente tardará unos meses en dictar sentencia.

Las demandas están impulsadas por el proveedor Kono Estructuras, Roberto Pérez-Guerras, arquitecto del rascacielos, e Isidro Bononat, ex administrador de Olga Urbana. Las obras del inmueble comenzaron en 2007 y el promotor Olga Urbana fue declarado en concurso en 2014. El edificio está construido al 95%, cuenta con 192 metros de altura y 47 plantas.

El problema para Sareb es que, de momento, se ha encontrado con una demora que retrasa poder revender la torre a algún inversor interesado. Y parece que va para largo porque previsiblemente las partes lleguen hasta el Supremo.

Normas
Entra en EL PAÍS