Isolux se parte en tres y mantiene en el alambre a 4.000 empleados

El consejo aprueba el plan de viabilidad y vuelve a aplazar el visto bueno a las cuentas

Los 204 proyectos que se estiman rentables son agrupados en una empresa con 1.000 de los 5.000 trabajadores

Isolux se parte en tres y mantiene en el alambre a 4.000 empleados

El consejo de Isolux ha dado luz verde al plan diseñado por la dirección y la firma Álvarez y Marsal (A&M) para reestructurar el grupo y buscar la viabilidad de la parte más sana. La que ha sido durante años la séptima constructora del país por volumen de ingresos intenta evitar la confirmación del concurso de acreedores, para lo que se ha dividido en tres compañías en función de la propia viabilidad de los proyectos. Aparejado a esta iniciativa se dará un notable recorte de empleo.

La primera empresa, que figura en el plan bajo la denominación de Goodco, engloba proyectos en curso y en cartera con previsión de caja positiva. La segunda reúne las obras con necesidad de financiación adicional inferior al riesgo contenido por garantías y avales. Y la tercera empresa incluye el resto de actividades, entre ellas las que están disponibles para la venta. Parecen tener garantizado el puesto de trabajo un millar de empleados, de los 5.000 que Isolux tiene en nómina. Ese 20% de la plantilla que se salva del ajuste prestaría sus servicios principalmente en la Goodco.

La empresa ha asegurado a través de un comunicado que la nueva reconversión busca la mínima destrucción de empleo posible, así como limitar los riesgos asociados a las garantías y facilitar la continuidad de la empresa a través de la ejecución de los proyectos viables.

La citada Goodco ha sido alumbrada con 204 obras en 13 países, de los alrededor de 400 proyectos bajo el paraguas de Isolux. Sus ingresos este año se acercarían a los 500 millones de euros y la previsión para 2019 pasa por elevar esa cifra hasta los 700 millones. La intención de la dirección es seguir analizando la cesta de contratos para hacer una segunda repesca, con lo que se podrían salvar otros 1.000 empleos, según indica Europa Press.

Controlada por la banca y herida de gravedad tanto por la crisis de la obra pública en España como por una serie de proyectos de nula rentabilidad, Isolux ha vuelto a aplazar la aprobación de las cuentas de 2016 a la vista de los cambios en el perímetro. El consejo de administración que preside Nemesio Fernández-Cuesta se reunirá antes de que concluya el mes para formular los resultados y estados financieros.

El plan de viabilidad "despeja el escenario para que los inversores avancen en el proceso de análisis", dice la empresa, que busca un socio de perfil industrial o financiero

En la reunión celebrada hoy, los consejeros de Isolux han tenido acceso a información sobre el proceso de búsqueda de un inversor, tarea en la que trabajan Rothschild y Alantra. El cuaderno de venta ha sido repartido entre "inversores financieros e industriales", según la empresa, que asegura que el plan de viabilidad "despeja el escenario para que los inversores avancen en el proceso de análisis". Ante la incertidumbre sobre el futuro de la compañía, los potenciales inversores no han presentado aún propuestas en firme.

Normas