Thermomix cambia el pago al vendedor para evitar problemas de inspección laboral

La empresa logra récord de ventas en España

Ve capacidad para triplicar su penetración en hogares españoles

Ignacio Fernández-Simal, director general de Thermomix en España.
Ignacio Fernández-Simal, director general de Thermomix en España.

La empresa alemana Vorwerk, propietaria de Thermomix, ha iniciado en 2017 un nuevo modelo de retribución de los vendedores de este robot de cocina. La compañía, que se nutre de una red de particulares que venden a otros particulares, obligará a sus agentes a hacerse autónomos y cotizar a la seguridad social si superan una facturación equivalente al salario mínimo interprofesional.

Ignacio Fernández-Simal, director general de Thermomix en España, reconoce que en el pasado algunos vendedores han tenido problemas con la inspección de trabajo. El directivo asegura que no está clara la ley al respecto y que el nuevo sistema está ideado para evitar estos problemas administrativos.

Así, el grupo diferencia entre vendedores ocasionales y vendedores profesionales. Los primeros cobrarán una comisión inferior por cada máquina de Thermomix vendida que aquellos que hayan decidido darse de alta como autónomo y, por tanto, pagar la cuota. En la actualidad cuenta con una red de vendedores de 8.500 personas en España, de los cuales, en torno a 2.000 son profesionales. Estos últimos cobran un 10% por cada máquina vendida, que puede llegar a un 20% según el modelo.

Fernández-Simal señala que además se busca que haya un mayor compromiso con la marca, al darse de alta como autónomos. El directivo señala que la empresa precisa todavía de más vendedores para cubrir el crecimiento que prevé en los próximos años y que buena parte de las incorporaciones será como profesionales.

La compañía alcanzó en el pasado ejercicio una facturación de 158 millones de euros, un 6% más que un año antes. Alcanzó esta cota tras haber superado las 156.000 máquinas vendidas, su récord histórico en los 38 años que lleva comercializándose este robot en España. Para 2017, la compañía aspira a incrementar sus ventas hasta las 165.000 Thermomix y crecer en facturación por encima de 2016.

La compañía alemana seguirá apostando por el modelo de venta directa y descarta adentrarse en la venta online o en cadenas de distribución. "Este es un producto que debe enseñarse a utilizar", asegura el directivo, quien reconoce que el modelo de vendedor ha cambiado en los últimos años. Anteriormente eran amas de casa que recomendaban la compra de estos dispositivos y recibían una comisión por las ventas que hacían de forma esporádica. Sin embargo, apunta que con la crisis "se han profesionalizado", al incorporarse gente en paro que ha visto una salida laboral en este negocio.

Normas