Las aerolíneas alertan del riesgo de colapso de El Prat este verano

Preocupación por la falta de ‘fingers’ y las esperas en el control

AENA está segura de la capacidad del aeropuerto para evitar una crisis

Decenas de pasajeros ante los puestos de facturación de Vueling.
Decenas de pasajeros ante los puestos de facturación de Vueling.

Los meses más calientes de la temporada de verano van a llegar con retos de gran calado para Aena, especialmente en el aeropuerto barcelonés de El Prat, donde madura a pasos agigantados el negocio de los vuelos de larga distancia. Aerolíneas como la nueva Level (IAG) y Norwegian cruzan los dedos para que sus lanzamientos no se vean afectados por problemas de saturación en un nuevo ejercicio en que se espera récord de visitantes.

Tras el caos operativo de Vueling, que colapsó la infraestructura catalana en los primeros días de julio del año pasado, el Ministerio de Fomento asegura estar encima de los planes de producción del segundo aeropuerto español por volumen de pasajeros.

El departamento de Íñigo de la Serna ha creado un equipo de trabajo para vigilar las operaciones de la citada Vueling, principal huésped de El Prat, en el que también participan Iberia Handling, Aena y Enaire. Tal y como se demostró el año pasado, la aerolínea low cost de IAG es capaz de arrastrar al aeropuerto, del mismo modo que la infraestructura está directamente afectada por los conflictos en el control aéreo de Francia. Constatado, según fuentes de Aena, que Vueling se ha redimensionado y lleva meses trabajando para blindar su programación, una segunda línea de actuación consiste en reforzar el centro de control aéreo de Barcelona y optimizar la operativa con el de Burdeos (Francia).

Una tercera iniciativa para agilizar la entrada y salida de pasajeros es la petición de efectivos policiales a Interior para el control de pasaportes, tras los recientes cambios regulatorios en materia de seguridad en la UE, y el refuerzo de las cabinas con nuevas máquinas verificadoras. Ya para la próxima temporada entraría una remesa de máquinas de control automático capaces de sustituir el trabajo policial y de las que ya hay 24 en Madrid u otras tantas en El Prat.

Fomento está supervisando el plan de operaciones de Vueling al tiempo que reforzará el control aéreo en Barcelona

Puntos en discusión

La incertidumbre para las aerolíneas parece ir más allá, según se ha puesto de relevancia en recientes contactos con los responsables de El Prat. Denuncian que faltan fingers y presentan dudas sobre las limitaciones por el impacto de la huella sonora en la vecina urbanización de Gavà, a lo que se suma la crisis de los pasaportes.

Aena ha tratado de tranquilizar a sus clientes exponiendo que el 80% de las operaciones tienen asignada una posición de contacto o finger, mientras se llevan a posición en remoto o alejados de las terminales a los aviones que van a permanecer varias horas en el aeropuerto. Respecto a las operaciones, “realizamos los despegues hacia el mar, evitando el sobrevuelo de Gavá, la pista utilizada para aterrizajes tampoco afecta a la urbanización”, exponen desde el operador aéreo.

Este es el verano del lanzamiento de las operaciones de largo radio y bajo coste de las citadas Level y Norwegian rumbo a distintos puntos de América. El inicio de estos vuelos consolidan a El Prat como plataforma europea para el largo radio, en la que ya se asientan Emirates, American Airlines, Qatar Airways, United o Delta.

Norwegian opera en la Terminal 2, de la que distintas fuentes consultadas resaltan su capacidad excedente. Los vuelos de la aerolínea nórdica partirán a media tarde y llegarán de América a media mañana, con lo que se evitan las horas puntas del aeropuerto. En un principio, el principal temor al que se enfrenta Norwegian en el estreno es a la citada saturación en las áreas de control de pasaportes, asunto que Aena trata de resolver en contacto con la Delegación del Gobierno.

Más apretado está el tráfico en la T1 de El Prat, donde coinciden la base de Vueling, la llegada de Level, y grupos como Lufthansa, Air France KLM y demás firmas de la alianza SkyTeam. Pese al dominio de las aerolíneas de IAG, incluido el Puente Aéreo de Iberia, la T1 de Barcelona no es, ni de lejos, una terminal en exclusiva para el holding anglo-español, como sucede prácticamente con la T4 de Barajas.

Esta circunstancia está suscitando en los últimos años debate en torno al traslado de otras compañías al segundo edificio de El Prat, con el fin de consolidar un hub de IAG en Barcelona, máxime cuando ahora se ha lanzado al largo radio. De momento, no hay avance alguno al respecto, máxime cuando las terminales de El Prat se concibieron para acoger alianzas y no a grupos.

Respecto a la supuesta saturación de la T1, fuentes de Aena explican que El Prat está diseñado para un equilibrio del tráfico del 65%-35% entre sus dos terminales. A día de hoy la T1 acoge a unos 29 millones de pasajeros, con posibilidad de alcanzar los 35 millones, y la T2 da servicio a unos 14 millones de usuarios, estando al 50% de sus posibilidades.

“El incremento en operaciones de larga distancia supone una prueba para el aeropuerto. Los aviones están en el entorno de los 300 pasajeros y eso supone gestionar mucha gente en una franja horaria relativamente corta”, explican desde una de las empresas asentadas en el aeropuerto barcelonés.

Level, alimentada por la red de corto y medio radio de Vueling, tiene previsto su primer vuelo el 1 de junio, con la ruta Barcelona-Los Ángeles (dos frecuencias semanales). El día 2 parte su primer avión a San Francisco (tres veces por semana); el 10 de junio se estrena el vuelo Barcelona-Punta Cana (dos veces por semana), y la última de las rutas anunciadas, la que unirá Barcelona con Buenos Aires (tres operaciones semanales), se inaugura el 17 del próximo mes.

La terminal 1 de El Prat acoge a las aerolíneas de IAG, entre otras, mientras Norwegian y Ryanair operan en la terminal 2

Norwegian, por su parte, lanza su oferta desde El Prat el 5 de junio con destinos a Los Ángeles, San Francisco y Nueva York. Ya en agosto tiene previsto incorporar la ruta Barcelona-Miami. En el sector se insiste con un inminente acuerdo entre la escandinava y Ryanair para que esta última se convierta en su alimentador.

La apuesta de IAG y Norwegian por el low cost de largo alcance parece firme:Level se ve con potencial para subir de los dos aviones iniciales a 30, y su rival ha hecho público su plan para dar el salto de los nueve aparatos de larga distancia a un total de 42 en 2020. La batalla que ahora arranca en El Prat saltará a otros aeropuertos europeos en el corto y medio plazo.

Vargas pierde un nuevo alto directivo

- El presiente de Aena, José Manuel Vargas, va a llevar hoy al consejo la salida de uno de sus directivos clave, el director de la red de aeropuertos, Fernando Echegaray. Tras el presidente y el director general, está considerado el número tres del área operativa de Aena.

- Con 32 años de carrera en Aena, Echegaray deja su cargo para fichar por Aéroports de Paris (ADP), uno de los principales competidores.

- Ingeniero Industrial e ingeniero en Informática, Echegaray es el cuarto alto ejecutivo que sale de Aena durante el mandato de Vargas. Antes se fueron la directora financiera Beatriz Puente; el responsable de la relación con inversores Ignacio Carvajal, y el director de comunicación Antonio Sanjosé. La Aena cotizada, pero con salarios del sector público, no ha podido retener a la cúpula directiva.

Normas