Luis Álvarez, consejero delegado de BT Global Services

“Allá donde haya un servicio digital, habrá una teleco”

“Las operadoras deberán habilitar nuevas líneas de negocio”

El directivo, que deja BT en los próximos días, habla de sus planes de futuro

“Allá donde haya un servicio digital, habrá una teleco”

Luis Álvarez es uno de los directivos veteranos del sector de las telecos. Tras 18 años en BT, cinco de ellos como consejero delegado de Global Services, la filial más grande, el ejecutivo dejará la compañía en los próximos días con el objetivo de embarcarse en nuevos proyectos en torno a la tecnología y la innovación.

 

Su salida de BT ha sido una sorpresa, tras una trayectoria tan larga, ¿por qué ahora?

Una de las cosas más complicadas cuando tienes un puesto como el mío es decidir cuándo te vas. Si no te vas, corres el riesgo de pasar a formar parte del mobiliario. BT Global Services ha presentado unos resultados que muestran que puede generar caja de manera regular con un negocio sostenible, gracias a la estrategia cloud of clouds. Presenté la nueva estrategia al consejo de administración, y cuando te planteas la situación, piensas si vas a seguir más tiempo o si empiezas un proyecto nuevo. Es una de las cosas que culturalmente he visto en Reino Unido, crear algo sostenible y embarcarte después en un plan nuevo.

Tras 18 años en BT, ¿Qué proyectos tiene?

Una de las oportunidades que tengo, antes de embarcarme en un futuro proyecto, es relatar mis experiencias y para eso lo mejor es escribir un libro. También tengo ofertas de escuelas de negocios y contemplo trabajar con startups, porque es una manera de mantenerse al día y entender los nuevos retos. Voy a colaborar en España y potenciar su marca, para sacar partido a nuestro talento. La idea es buscar que grandes multinacionales puedan considerar a España como un sitio a situarse, y que pueda ser un ecosistema de tecnología y servicios.

Usted es un histórico de las telecos ¿seguirá en el sector o se embarcará en otro?

La suerte de tener el puesto que he tenido es que te da la oportunidad de hablar con montones de empresas de muchos sectores y aprender mucho en los retos que afrontan y en cómo aplicar las tecnologías: mejorar el negocio y el servicio a los clientes o expandirse internacionalmente. El sector de las telecos todavía ofrece grandes oportunidades de crecimiento, desarrollo y consolidación.

¿En qué posición deja BT? ¿Hacia dónde va el sector?

BT es la empresa más antigua del sector, la primera que lanzó el telégrafo a nivel global, que fue un pre-internet. Es una compañía que sigue innovando, lanzando nuevos servicios y soluciones. Creo que como compañía sigue teniendo unas oportunidades tremendas, como líder del mercado británico, transformando digitalmente el país. Soy muy optimista sobre el sector de las telecos. Es cierto que hay cambios tecnológicos que van a cambiar el paradigma de la relación con los clientes, por ejemplo las redes basadas en software. Es un modelo que va a influir en los precios y va a permitir usar más servicios de vídeos.

¿Serán las telecos capaces de rentabilizar esos nuevos negocios?

Siempre que me plantean estas cuestiones, digo que para llamar por teléfono o conectarte, lo haces a través de una red. Esas redes solo las proporcionan las telecos. Allá donde haya un servicio digital habrá una teleco que tenga que prestarlo, acompañarlo y asegurarlo extremo a extremo. Tendremos que habilitar nuevas líneas de negocio como el internet de las cosas o la forma de utilizar grandes volúmenes de datos. Insisto, el futuro de las telecos es brillante.

Las operadoras, ¿cómo tendrán que invertir para establecer estos modelos?

Creo que hay cuatro niveles. Telefónica lo define como la cuarta plataforma. El primer nivel que es el que más inversiones absorbe y a más largo plazo que es la infraestructura, la fibra, esto va a seguir siendo así. Creo en un mundo de fibra en el que no existe un límite en la banda ancha. El segundo nivel son los sistemas, el tercero las plataformas, y el cuarto la explotación y la forma de interactuar con dispositivos, sea utilizando Alexa o Aura o cualquiera de las soluciones que vengan de robots.

Este modelo que explica Telefónica, ¿se va a repetir en otras empresas del sector?

Sí, de alguna manera quienes están liderando la industria están caminando hacia modelos parecidos. Todos estamos viendo que tenemos que reinventarnos, y es parte de ese modelo.

¿Cómo explotan el negocio en el conjunto de los países?

Nosotros solamente trabajamos con consumidores en Reino Unido, pero el mismo modelo aplica en todos los sitios porque tenemos una red global que es la mejor. Somos líderes en redes de cloud of clouds y estamos creciendo a ritmos de dobles dígitos en estos nuevos productos y servicios. Tenemos una gran capacidad de crecimiento con multinacionales en todos los países.

¿ España está creciendo igual que en el resto de mercados?

En España, hay empresas que tienen presencia global y, por tanto, necesitan servicios globales como bancos, compañías de infraestructuras o del sector de la automoción. En España tenemos una operación que está funcionando muy bien.

Ha hablado de la seguridad, ¿qué le ha parecido la forma en la que se ha defendido ante el ciberataque de hace dos semanas?

Creo que supone una reflexión buena para la industria, y es que tenemos que ser más vigilantes para implantar la última actualización del software en nuestros servicios. No solo en España, sino globalmente. La ciberseguridad en global, nos afecta a todos, nos puede dejar sin trabajo, provocar un parón en nuestra compañía o nos puede complicar nuestra vida personal. Hace años, la inversión en ciberseguridad era algo opcional, hoy es obligatorio. Y lo es también para los consejos de administración. Los directivos y consejeros tienen la responsabilidad de asegurar estas inversiones.

Usted va a entrar en un grupo de impulso a la marca España en el I+D, ¿qué recetas se necesitan?

Lo primero es conseguir que estemos orgullosos de lo que hacemos bien y contar lo que funciona. Lo segundo, deberíamos intentar coordinar un poco mejor en qué queremos ser muy buenos. Como país, no se puede invertir en todas las áreas y sectores y ser el mejor. Hay que identificar en qué queremos ser muy buenos y coordinar acciones con universidades y empresas, además de crear polos de impulso.

¿En qué áreas puede destacar España?

Creo que en energía se ha hecho bien. En salud y biotecnología hay empresas que han hecho grandes cosas. En la automoción se puede destacar al grupo Antolín. En infraestructuras y creatividad en la moda hemos sido muy fuertes. Son unos entornos en los que España puede diferenciarse. El reto es cómo conseguir escalar porque el problema es que el tamaño que tenemos en España es pequeño. Cualquiera que lance un negocio, tiene que pensar en un mercado global. Todo el mundo funciona así.

Normas
Entra en El País para participar