España ya mira al futuro de la reproducción asistida

Se imponen las nuevas técnicas y la preservación de los ovocitos

La edad media de las mujeres que reciben óvulos donados supera los 41 años

España ya mira al futuro de la reproducción asistida

Publicados por el Ministerio de Sanidad y la Sociedad Española de Fertilidad muestran que en nuestro país se realizan más de 150.000 ciclos de reproducción asistida al año, “situando a España a la cabeza de Europa en cuanto a número de tratamientos”, confirman desde el ministerio.

Uno de los datos que más llama la atención es la edad de las pacientes: “El 47% de los ciclos de fecundación in vitro (FIV), con independencia de la procedencia de los óvulos, se realiza a pacientes de entre 35 y 39 años, siendo este el grupo mayoritario”, afirman desde Sanidad. Sin embargo, “el 68% de las FIV con donación de óvulos es en pacientes mayores de 40”.

El 47% de los ciclos de FIV en nuestro país se realiza a pacientes de entre 35 y 39 años

La decisión cada vez más tardía de tener hijos ha influido directamente en la fertilidad de la sociedad y por ello obliga a los especialistas a investigar en la reproducción asistida para dar con tratamientos cada vez más efectivos y menos invasivos para la mujer. Además, las necesidades culturales y religiosas de otras partes del mundo también exigen profundizar en las técnicas y adaptarlas.

Precisamente, España es el epicentro de la reproducción a nivel mundial y concentra más del 40% de los tratamientos que se hacen en Europa, algo que avala el doctor Jan Tesarik, experto en reproducción y director de la clínica Margen en Granada. “En nuestro centro, la mitad de las parejas vienen de fuera de España para someterse a alguna técnica que en su país de origen no pueden hacer por restricciones en las leyes”, dice. Además de influir una ley más permisiva, lo hace también el precio, “más barato que en cualquier otro lugar”, cuenta el experto.

Líderes en ovodonación

Jan Tesarik.
Jan Tesarik.

A la cabeza. “España es el país donde más óvulos se donan”, afirma Tesarik. Una técnica, generalmente, molesta para la donante, a la que se compensa con una pequeña dotación económica.

Edad media. En IVI, las receptoras de óvulos superan los 41 años de media, solo en 2016 realizaron 6.400 trata

Las clínicas de nuestro país ofrecen su larga experiencia en técnicas tradicionales (inseminación artificial o FIV), pero también en otras, como el estudio cromosomático del embrión antes de implantarlo en la mujer o la vitrificación, un verdadero avance en la congelación de los embriones.

Varios años de investigación permitieron a Tesarik dar con una de las técnicas más reconocidas: “Desde mediados de la década de los noventa conocemos cómo lograr la fecundación a través de espermatozoides en fases primitivas (espermátides y espermatocitos)”. De hecho, ya hay bebés en el mundo de padres con bloqueo en la formación de gametos.

“Estas técnicas aplicables a hombres que carecen de espermatozoides, están muy demandadas en los países árabes, debido a las reticencias que existen respecto a la utilización de esperma de donante”, comenta el médico, y ha supuesto un goteo incesante de parejas asiáticas a dicho centro de Granada.

Gracias a ello, la clínica abrirá próximamente una sucursal en Dubái, “con el fin de facilitar el acceso a sus servicios a pacientes tanto de los Emiratos como de toda la región de Oriente Medio y de Asia”, apunta.

Preservar es tendencia

En estos momentos, las clínicas se esfuerzan por dar a conocer la preservación de la fertilidad, lo que se traduce como la congelación de óvulos en edad joven para su posterior utilización.

Según varios estudios, “a partir de los 35 años la reserva ovárica ya está casi al 10% del total y la calidad de los óvulos es peor”. Así, el profesor José Remohí, copresidente y fundador de los centros IVI, afirma que “nos encontramos con mujeres de 40 años que apenas tienen óvulos buenos para gestar un niño sin fallos reproductivos o cromosómicos”.

La vitrificación asegura una tasa de supervivencia de los ovocitos del 90%, recalcan desde IVI

Para ello se recurre a la vitrificación, que consiste en una congelación ultrarrápida que, junto a otros avances en el descongelado y preimplantación, “aseguran una tasa de supervivencia de estos ovocitos del 90%”, recalcan desde IVI.

“La biología no se puede adaptar a los cambios sociales y nos avisa de que la edad óptima para ser madre es antes de lo que acostumbramos. Por eso, preservar la fertilidad vitrificando ovocitos cuando se encuentran en el momento óptimo es un seguro de tranquilidad”, matiza Remohí. Eso sí, también advierten los expertos de que “tampoco la congelación de óvulos debe hacerse tarde, ya que disminuye las probabilidades de éxito”.

Normas