Presidente de The Story Lab

Michael Iskas: “El entretenimiento es la esencia de la televisión”

La distribuidora de ‘Ninja Warriors’ se presentó ayer en España

Afirma que con la oferta bajo demanda se consumen más contenidos

Michael Iskas: “El entretenimiento
es la esencia de la televisión”

The Story Lab es un inversor, productor y distribuidor británico de contenido de entretenimiento que pertenece al grupo de comunicación Dentsu Aegis Network. Comenzó su andadura en 2015 de la mano de su fundador, Michael Iskas, con el fin de crear una nueva relación entre el producto y el público. La distribuidora se presentó ayer en España, coincidiendo con el estreno de su primer gran proyecto con Antena 3: Ninja Warriors.

¿Cómo compite la televisión con otros contenidos digitales?

Ahora hay más competencia porque antes las cadenas solo se disputaban las audiencias entre ellas, y ahora tienen que hacerlo también con otras plataformas de vídeo bajo demanda como Netflix o Amazon Prime, que también invierten mucho dinero. Incluso hay plataformas gratuitas de distribución, pero estas no invierten en contenidos.

¿Qué ofrece diferente The Story Lab?

Se habla mucho de contenido, pero poca gente lo produce y poca gente lo hace bien. No invierten su dinero en aquello de lo que hablan, ni quieren arriesgar.

¿Qué contenidos se demandan ahora? ¿Han evolucionado a lo largo del tiempo?

Sigue habiendo una gran demanda de programas familiares en horario de máxima audiencia, cuando todos se reúnen alrededor de la misma pantalla al mismo tiempo para ver el programa. Pero lo que más salida tiene ahora mismo son los programas de televisión grabados en un plató, como son los concursos y los espectáculos de talentos, además de las series de calidad. La producción de estas últimas ha sido liderado por Netflix, y ahora todas las productoras están buscando la próxima House of Cards. En esta lista también estarían los deportes.

¿Esta competición por encontrar la próxima serie estrella ha hecho que aumente la calidad de las mismas?

La inversión en series premium, liderada por Netflix, ha hecho que se incremente el precio de invertir en las series o de adquirir sus derechos, aunque también ha aumentado la calidad de las mismas, pero debemos esperar para ver cómo se sigue desarrollando.

¿Cree que estas plataformas de vídeo bajo demanda, como Netflix, generan valor?

Es bueno para los productores porque tienen más canales a través de los que distribuir sus creaciones, así como nuevas fuentes de financiación. Estas plataformas han desestabilizado la industria, desde luego; pero no creo que sea algo negativo, es algo que está ahí y no se puede obviar. La tecnología y los hábitos de consumo evolucionan, es una tendencia y hay que seguirla, no existe elección.

¿Tienen los creadores de contenido una responsabilidad educativa con la sociedad o deben producir lo que el público demanda?

Hay diferentes tipos de contenido y diferentes objetivos. Algunos tratan de educar, otros de informar y otros de entretener. Si se consigue educar a la vez que entretener, es estupendo, pero tienen que cubrir necesidades diferentes. La gente necesita tanto el entretenimiento como la educación.

Ahora se puede ver lo mismo desde cualquier lugar del mundo, ¿se está unificando al espectador?

Es verdad que algunas cosas, como las plataformas americanas o los programas británicos, viajan más que los contenidos de otros países, pero sigue habiendo hueco para producciones locales que, aunque no se exportan, siguen dominando en su propio mercado. Esto influye en la sociedad, pero no es negativo. Cuando yo era pequeño también veíamos las series americanas.

¿Qué particularidades tiene la televisión en España?

Aquí, la franja de máxima audiencia es más tarde porque los horarios, en general, son diferentes. Sin embargo, en la parrilla se encuentran los mismos formatos que en otros países europeos. Aunque dentro de estos sí que varían algunos detalles. Por ejemplo, en la versión española de Ninja Warriors, hay más parte emocional que en la de otros países, es casi un reality. Hay una parte importante sobre la vida de la gente, además del concurso en sí mismo. Esto se debe a la propia forma de ver la vida en los países del sur de Europa.

Aunque ha cambiado la forma de consumo, ¿se ha mantenido la esencia de la televisión?

El consumo de televisión no ha bajado significativamente, ahora se está viendo la misma cantidad de televisión de forma tradicional que antes. Lo que pasa es que ahora se consumen más contenidos, la gente sigue viendo la televisión, y además, ven programas o series bajo demanda. Pero la esencia se ha mantenido, el entretenimiento sigue siendo el gran conductor de todo esto.

Normas
Entra en El País para participar