Fujitsu invierte 20 millones en España para abrir su quinto centro ‘cloud’ mundial

Sella un acuerdo estratégico con el centro de supercomputación de Barcelona

Inaugurará también un centro de ciberseguridad en España antes de final de año

Ángeles Delgado, presidenta de Fujitsu España, Portugal y Latinoamérica, durante su participación en el Fujitu World Tour del pasado año.
Ángeles Delgado, presidenta de Fujitsu España, Portugal y Latinoamérica, durante su participación en el Fujitu World Tour del pasado año.

Fujitsu vuelve a invertir en España. La multinacional japonesa anunciará hoy en Madrid, durante un gran evento internacional de la compañía, que ha elegido nuestro país para completar el despliegue europeo de su infraestructura cloud. La firma ha invertido 20 millones de euros en su nueva instalación en España, el 10% de los 200 millones que ha destinado a montar su red mundial de centros K5 para dar servicios en la nube.

La infraestructura española está conectada con el resto de centros cloud de Fujitsu en el mundo. Los otros se encuentran físicamente en Japón, Reino Unido, Alemania y Finlandia. En verano también abrirán uno en Dallas (EE UU) y otros dos, más adelante, en Australia y Singapur.

La presidenta de Fujitsu España, Portugal y Latinoamérica, Ángela Delgado, explica a CincoDías que K5 pone al alcance de las empresas españolas todas las tecnologías que necesitan para acelerar la transformación digital de sus negocios. Tecnologías del internet de las cosas, de big data, de analítica de datos, de inteligencia artificial... Y todo ello con escalabilidad y con un modelo de pago por uso; sin comprometer inversiones. “Queremos facilitar la digitalización de los negocios, que abre oportunidades a todas las industrias”, insiste Delgado, que ve un enorme potencial de crecimiento local en el negocio cloud.

“La demanda crece un 33%, porque las empresas no pueden hoy esperar a los tiempos de provisión que teníamos tradicionalmente en el sector tecnológico. Ahora, cuando una compañía quiere poner en marcha una nueva aplicación para sus clientes, por ejemplo, o aplicar el internet de las cosas, lo quiere hacer ya, porque el mercado no espera”. En este sentido, Delgado subraya que K5 ofrece rapidez e inmediatez, y algo también relevante: seguridad.

La falta de residencia local de los datos ha sido hasta ahora una de las principales reticencias para que las empresas se apunten al cloud, especialmente en industrias como servicios financieros, donde la legislación requiere que los datos se queden en el país. “Ahora con nuestro centro, hablamos de una infraestructura cloud en España, con los datos residentes en el país. Los clientes saben dónde están sus datos, con una cara visible, que es Fujitsu España, y conforme a la regulación europea”, resalta Delgado, que también advierte que K5 está hecho en tecnologías abiertas, y por tanto, es compatible con cualquier entorno que hoy tengan las empresas.

La compañía cuenta que uno de los primeros clientes de su servicio cloud K5 es Vyosa, la división inmobiliaria del Banco Popular, que va a poner toda sus infraestructuras en la nube para dedicarse a su negocio que es el inmobiliario.

Desarrollará con el Centro de Supercomputación de Barcelona un ordenador unas 10 veces más potente que el superordenador de mayor capacidad actual

“Haber logrado que esta inversión se venga a España es una excelente noticia, aunque nuestra estrategia no es solo la de convertir al país en un receptor de inversiones, que también, sino convertir a España en un centro de exportaciones de servicios y conocimiento”, apunta la ejecutiva.

El anuncio del nuevo centro no será el único que haga el gigante japonés en Madrid. La firma desvelará igualmente que ha sellado un acuerdo con el Centro de Supercomputación de Barcelona (BSC) para diseñar y desarrollar en España un nuevo superordenador Exascale, un equipo que será unas 10 veces más potente que el supercomputador más potente de la tierra que existe hoy en día.

En el evento estarán presentes Mateo Valero, director general del BSC, uno de los centros de supercomputación más importantes de Europa y del mundo, y Arimichi Kunisawa, presidente mundial de Supercomputación de Fujitsu. “La capacidad de procesar gran cantidad de datos a una muy alta velocidad toma cada vez más importancia a medida que el mundo se digitaliza. Se calcula que en 2030 habrá más de 60.000 millones de objetos conectados que van a generar una ingente cantidad de datos, y que habrá que saberlos manejar para convertirlos en conocimiento”, dice la máxima responsable de Fujitsu España.

Delgado resalta que no se trata de entregar un ordenador al BSC, del que ya son proveedor, sino de diseñar y desarrollar conjuntamente una nueva escala de supercomputación. “Habrá que desarrollar nuevas arquitecturas. Es un proyecto a nivel mundial y lo vamos a hacer en España”. La directiva cuenta que actualmente están redactando los términos del acuerdo y determinando la inversión exacta que llevarán a cabo. Todo ello se dará a conocer el próximo junio.

Fujitsu también abrirá a final de año un centro avanzado de ciberseguridad en España para llevar sus actividades en este área a una escala muchísimo mayor. “Barajamos dos ubicaciones, pero prefiero no desvelarlas hasta que no esté decidida”, dice Delgado, que no avanza qué inversión harán, aunque sí que “será importante”.

Exportación de capacidades y conocimientos

La presidenta de Fujitsu España destaca la apuesta de la corporación japonesa por España. “Siempre nos han visto como un país relevante, y siguen así. Seguro que en ello ha influido el hecho de que la primera operación que Fujitsu tuvo en Europa fue en España”. Delgado recuerda cómo cuando se crearon en los años 70 diferentes compañías nacionales de tecnologías de la información en los distintos países europeos (Nokia en Finlandia, Bull en Francia u Olivetti en Italia), en España se creó Secoinsa, “que en aquel momento estaba participada por el INI, Telefónica y Fujitsu”.

 La ejecutiva cuenta que van a invertir también más de un millón de euros en reforzar el centro de excelencia en big data y analítica que tienen en Madrid para que tome una dimensión europea. “Es otro ejemplo de cómo desde España estamos exportando capacidades y conocimiento”. En esta línea, resalta también cómo en octubre de 2015 abrieron en la capital operaciones de la división de I+D de Fujitsu, que hasta entonces solo tenía actividades en Japón, Reino Unido y California. “Hemos generado, junto a un equipo de psiquiatras del Hospital San Carlos, un sistema basado en inteligencia artificial para ayudar a mejorar el diagnóstico de las enfermedades mentales”.

Fujitsu España, con 3.000 empleados, tiene a la mitad de su plantilla centrada en servicios. Con K5, dicen, ofrecerán cloud pública y privada, y una combinación de ambas, en infraestructura de la compañía y también en la de los clientes.

Normas
Entra en El País para participar