Linde cree que "existe margen" para que los bancos consideren fusiones

Afirma que deben estudiar “posibles operaciones corporativas” que les podrían ayudar a mejorar su eficiencia

La rentabilidad descendió desde el 5,6% de 2015 al 4,3% del año pasado.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde.
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde. EFE

A vueltas con las fusiones bancarias. El Banco de España ha vuelto a activar el tema de las operaciones corporativas en su boletín de estabilidad financiero.

La institución que encabeza Luis María Linde considera que “aún existe margen” para que la banca española estudie “posibles operaciones corporativas” que les podrían ayudar a mejorar su eficiencia y a afrontar “con mayores garantías los elementos de presión” a los que está sometida su rentabilidad.

El supervisor nacional, de hecho, destaca que en un año la rentabilidad de las entidades financieras españolas ha descendido un 1,3% al pasar su ROE (rentabilidad sobre recursos propios) del 5,6% de 2015 al 4,3% del año 2016, según consta en el Informe de Estabilidad Financiera.

De momento, solo Bankia y BMN han reconocido sus negociaciones para fusionarse, aunque Popular ha mantenido contactos con gran parte de la banca, y con Unicaja llegó a avanzar en su fusión, y en menor grado con Ibercaja, aunque ya ha transcurrido casi dos años desde entonces, explican varias fuentes. Mientras, el sector continúa con el proceso de ajuste de la capacidad mediante la reducción de empleados y oficinas (desde que se inició la crisis en 2008 la banca ha cerrado seis oficinas al día) y ha incrementado su nivel de concentración, aunque “sigue en niveles reducidos” respecto a otros sistemas bancarios europeos.

La banca española en su conjunto cerró el ejercicio 2016 con un resultado consolidado atribuido de 10.800 millones de euros, un 21,2% menos que un año antes. La caída se debe a la evolución desfavorable de todos los componentes de la cuenta de resultados, a excepción de los gastos de explotación y las pérdidas por deterioro de los activos financieros, como consecuencia de los bajos tipos de interés. El Banco de España recalca el problema que ha supuesto para las entidades la devolución de lo cobrado de más por cláusulas suelo en las hipotecas y que les ha llevado a provisionar 1.900 millones adicionales. “Este importe es una manifestación del impacto que tiene el riesgo legal en la rentabilidad de la banca y, por tanto, en la necesidad de su adecuado control, gestión y cobertura”, señala.

El supervisor también explica que las entidades conservaban algo más de 190.000 millones de euros en activos improductivos en sus balances a diciembre, un 9% menos que un año antes. Pese a su caída, el Banco de España afirma que “siguen constituyendo una proporción relevante del balance de las entidades en su actividad en España”, presionando a la baja su rentabilidad. No obstante, el informe aclara que las ventas de activos adjudicados fueron superiores a 12.000 millones de euros en 2016 y superaron a las entradas de nuevos adjudicados, que supusieron un 12,3% del stock. La caída desde el máximo alcanzado por los activos dudosos en 2013 “es considerable”: más de 77.000 millones y más del 40% en términos relativos.

Otras claves del informe

El crédito nuevo para adquisición de vivienda concedido en 2016 representaba un 4,6% del saldo de crédito hipotecario para compra de vivienda a diciembre, lo que supone una subida de casi un punto porcentual respecto al 3,8% registrado a 2015. El informe asegura que el crédito nuevo ha iniciado su recuperación, que aún no reflejan los volúmenes en stock.

El Banco de España considera que “no es descartable” que durante el proceso de negociación del ‘brexit’ entre Reino Unido y la Unión Europea se produzcan “algunos episodios de estrés” en los mercados financieros en Europa. “La configuración pecisa de este nuevo marco, en particular en lo relativo a la prestación de servicios financieros, es una cuestión muy relevante para las perspectivas de la UE y, sobre todo, del Reino Unido”, advierte.

Normas