¿Puede una empresa medir el impacto social de sus carteras de inversión?

Su negocio se centra en un producto SaaS para fondos de inversión

Rebeca Minguela, fundadora y CEO de Clarity
Rebeca Minguela, fundadora y CEO de Clarity

¿Cómo afecta en la sociedad de una empresa, organización o gobierno una cartera de inversión? Esta pregunta sirvió para dar forma en 2010 a Clarity. Rebeca Minguela, fundadora y CEO de esta empresa, quiso ayudar a gestores de inversión a entender el impacto social de sus carteras de inversión o a generar productos según diferentes dimensiones de impacto social.

Gracias a un Software as a Service en la nube consiguió cubrir esta necesidad. A su vez, este software le ha servido para diferenciarse de otras plataformas que intentan estimar el impacto social, fundamentalmente a través de dos cosas:

Por un lado, lo que miden. Desde Clarity se busca saber no sólo cómo se comportan las empresas sino también el impacto de las necesidades cubiertas y para quién se cubren esas necesidades según el capital utilizado. Por ejemplo, no sólo miden si empresas como Prada, Inditex o una empresa de agua en Manila se comportan bien con sus empleados, son éticas, no contaminan etc., sino que a su vez, se compara el impacto de dichas de Prada, que cubre una necesidad de lujo para el top de la pirámide de población, con respecto a Inditex, que cubre la misma necesidad de ropa pero para clases medias o bajas, y con respecto a l empresa de agua en Manila, que cubre necesidades básicas para poblaciones más desfavorecidas.

Otro valor es cómo lo miden. Clarity se apoya en metodologías de “big data” en sus análisis. Es decir, analizan datos públicos disponibles, patrones de consumo etc., para entender las necesidades reales de la población, evitando partir de hipótesis.

El modelo de negocio que están utilizando es el B2B y B2B2C (business to business to consumer), con “pago por uso”, dependiendo de los módulos a los que cada cliente quiera acceder.

Actualmente están siendo acelerados en el crowdworking de Madrid de Telefónica Open Future_. Además, esperan tener una beta del producto en unos cuatro o cinco meses para testearlo con potenciales clientes como son los fondos de inversión.

En palabras de la propia fundadora “nuestro objetivo de largo plazo es añadir una dimensión social a los mercados, y que tanto los inversores como los consumidores que tengan claridad y transparencia sobre el impacto en la sociedad de cualquier empresa, organización o gobierno”.

 

Normas
Entra en El País para participar