Consultoría

Un bautismo de fuego en el mercado laboral

En el Accenture Strategy Global Case Challenge compiten universitarios de todo el mundo

Este año había que resolver un caso real para Médicos Sin Fronteras

Foto de familia de los participantes en la primera fase del concurso Global Case Challenge celebrado en la sede de Accenture en Madrid.
Foto de familia de los participantes en la primera fase del concurso Global Case Challenge celebrado en la sede de Accenture en Madrid.

Las prácticas en empresas constituyen para los estudiantes un complemento básico de su formación así como un primer paso en la incorporación al mercado laboral, y para las empresas, la oportunidad de captar el mejor talento. Con este fin, Accenture acaba de celebrar la segunda convocatoria del Accenture Strategy Global Case Challenge, un concurso que permite a los universitarios de todo el mundo trabajar y competir con equipos de otros países en la resolución de un caso de consultoría estratégica para afrontar un problema real de una ONG. Durante la primera edición, en 2016, Accenture trabajó junto a Save The Children y este año lo ha hecho junto a otro de sus clientes, Médicos Sin Fronteras (MSF).

La iniciativa ofrece además a los ganadores participar en el programa de prácticas y formar parte del programa de mentoring de Accenture, denominado Protegée Program, hasta que finalicen los estudios. Además tienen la posibilidad de incorporarse a la plantilla de Accenture Strategy como analistas tras completar un proceso de selección.

En una primera fase, 20 universitarios españoles, seleccionados de entre más de 150 candidatos, trabajaron en equipos multidisciplinares durante un día, apoyados por un coach experto en consultoría estratégica de Accenture Strategy, en la resolución del caso. El reto consistía en cómo puede MSF utilizar la tecnología para inspirar y atraer voluntarios durante las crisis humanitarias. Cinco se clasificaron para la final.

“Sé que en otras empresas hacen competiciones, pero trabajan con business cases un poco subjetivos. Este era un caso real”, señala Marina Fernández, estudiante de cuarto de Administración y Dirección de Empresas y Relaciones Internacionales en Icade, finalista en el concurso de este año. “Te ponen en la situación que vive hoy en día un consultor, por ejemplo, en Accenture. Un equipo internacional, de distintas disciplinas, ante un problema difícil, la barrera del idioma…”, explica.

20 universitarios, seleccionados entre más de 150 candidatos, compitieron por cinco plazas para la final de Londres

Los cinco ganadores a nivel nacional compitieron en la final internacional en Londres durante tres jornadas de trabajo, coaching, networking y presentaciones de las propuestas finales. El reto planteado aquí fue cómo proteger los hospitales donde trabajan los miembros de Médicos Sin Fronteras. Universitarios de Brasil, Alemania, Italia, España y Reino Unido compitieron en equipos mixtos para dar forma a la mejor solución para el cliente, quien también participó activamente en las jornadas. “En Madrid, yo, que estudio ADE, estuve trabajando con tres ingenieros, una chica que estudiaba biotecnología y otra de biomedicina. Te das cuenta del perfil de cada uno y al final todo eso aporta. En Londres, fue esa misma diversidad, pero se añadía la diversidad de países”, destaca Marina Fernández.

“Yo tengo buen nivel de inglés, pero no estaba acostumbrado a trabajar en inglés. Tenías que poner un extra de esfuerzo para transmitir tu idea y entender al de al lado. Esto le añadía un poco de reto también. Es lo que te vas a encontrar en un futuro”, comenta Joaquín Corredoyra, estudiante de primer año del máster de Industriales en la Politécnica de Madrid y finalista también en Londres.

El equipo ganador implementará los componentes de su estrategia con la ayuda del equipo de Accenture Development Partnerships, un área de Accenture Strategy que desarrolla un modelo de consultoría sin ánimo de lucro y sostenible.

Tanto Marina, que empieza sus prácticas este verano, como Joaquín, que ya las ha empezado, coinciden en que el concurso ha sido una experiencia única que marcará sus carreras profesionales.

Talento joven

El Global Case Challenge ofrece a los finalistas participar en un programa de prácticas y de mentoring y luego, la posibilidad de incorporarse a la plantilla de Accenture Strategy.

“El concurso ha sido una apasionante y enriquecedora experiencia que ha permitido darme cuenta de que Accenture Strategy era la compañía que yo buscaba para iniciar mi carrera profesional”, asegura Sandra Moraleda.

Sandra Moraleda, licenciada en Administración y Dirección de Empre_sas, es desde septiembre analista en la plantilla de Accenture. El año pasado fue finalista del Global Case Challenge con un caso real para Save The Children.

“Aquí se aprende todos los días. Te das cuenta de la importancia de trabajar con buenos líderes y profesionales. Todo lo que se aprende aquí a diario se aplica”, afirma Moraleda. “He aprendido mucho, pero una de las más importantes es que el mundo está cambiando muy rápido y que la cooperación, la diversidad y la innovación serán esenciales para enfrentarse a los retos del siglo XXI”, concluye.

Normas