Entrevista

Bononato: “Los mercados no son solo algoritmos, son emociones”

Luis Bononato es socio fundador de Quadriga Funds

Incide en la necesidad de invertir en talento

Bononato: “Los mercados no son solo algoritmos, son emociones”

Suele decirse que en la era de la tecnología y del acceso a los mismos datos, la diferencia en las empresas la marcan las personas y su talento. Esta idea seguramente no sorprenda ya en la mayoría de las compañías. Pero donde quizá sí lo haga es en el sector de las gestoras y fondos de inversión. De hecho, así nació en 2015 Quadriga Asset Management, de la mano de Luis Bononato (Madrid, 1970) y sus cuatro socios y cofundadores. “Queríamos hacer un concepto diferente de gestión de patrimonio, con toda la experiencia acumulada en bonos, divisas, tipos de interés..., pero dándole un giro”, cuenta este experto, que ha pasado, entre otros, por Dresdner Bank, Argentaria o Deutsche Bank. En España, los bancos ofrecen más de 8.000 fondos de inversión diferentes, “por eso, confiar en gestores independientes con talento es algo innovador. Los mercados no son solo algoritmos, son emociones, y al final las capacidades de los profesionales son las que marcan la diferencia”, prosigue.

En esta idea se basa la firma. Pero también en dar seguridad al cliente “de la forma más sincera posible. Gestionamos el dinero como si fuera nuestro”, recuerda. Por eso, gran parte del patrimonio de estos cinco expertos está en los mismos fondos que ellos mismos gestionan. “Así, solo ganamos si el cliente gana”. Quadriga Funds, desde su nacimiento, cuenta con una rentabilidad cercana al 300%. Para ello, reconoce Bononato, orgulloso de las cifras que manejan, toca estar siempre pendiente del movimiento en los mercados, leer todos los informes que llegan a las manos, ver cada mañana a primera hora qué ha pasado con los principales bancos... y, a partir de ahí, tomar una decisión. “Nuestra filosofía es tener siempre una cartera a largo plazo para sopesar al máximo el riesgo”.

Solo ganamos si gana el cliente

Luis Bononato

Por esa razón, debido a sus horarios, Bononato trabaja cada mañana en el despacho de su vivienda particular, en Madrid, frente al frondoso y verde parque de la Dehesa de la Villa. “Además de ser más cómodo a primera hora, trabajar en casa tiene otras ventajas, como escuchar música, poder leer un libro si la mañana está tranquila o salir a hacer deporte con más facilidad”. Además, reconoce, en las oficinas hay que lidiar con el ruido físico y el ruido intelectual, “las opiniones de la gente sobre ciertos temas, y si hay que concentrarse es mucho más complicado”.

Eso sí, a mitad del día, este experto se reúne con sus socios en la oficina de la firma para decidir sobre temas importantes o charlar con un cliente. Cuenta, asimismo, los descubrimientos adicionales que encuentra rastreando y desmembrando las Bolsas, divisas y tipos de interés: “Cuando Philip Morris sacó a la venta su tabaco sin combustión se dispararon sus acciones en poco tiempo. Ahí decidí probarlo y desde entonces no he vuelto a fumar otro tabaco”.

Normas