CPP lanza un servicio para vigilar los datos personales en internet

La suscripción mensual cuesta 3,90 euros al mes

Rastrea también la 'dark' y la 'deep' web y si detecta robo o uso fraudulento lanza una alarma

La policia nacional detuvo recientemente a un programador ruso, uno de los "hackers" más buscados, por infectar ordenadores con "malware" y pedir luego una especie de "rescate" por liberarlos.
La policia nacional detuvo recientemente a un programador ruso, uno de los "hackers" más buscados, por infectar ordenadores con "malware" y pedir luego una especie de "rescate" por liberarlos.

Aunque un 68% de la población española se muestra preocupado ante la posibilidad de que le roben sus datos personales en internet, un 28% reconoce no tomar medidas para protegerlos. Y ello pese a que los incidentes de ciberseguridad han aumentado un 130% durante 2016, según los datos recientemente publicados por el Ministerio del Interior. Ante esta situación, la compañía británica CPP, conocida por sus servicios de protección de tarjetas, ha lanzado en España una aplicación, OWL, para ayudar a los consumidores a saber dónde se encuentran sus datos y su identidad online.

La herramienta cubre una necesidad creciente según la empresa, que advierte que todos los usuarios de internet están expuestos a que les roben sus datos: la vigilancia de la información personal que de cada individuo circula en la red. OWL no solo rastrea para ello “la internet normal, la que utilizamos con Google”, dijo el hacker Antonio Ramos, que participó ayer en su presentación, “también escanea y monitoriza la deep web y la dark web, esas áreas de internet que se ocultan de manera deliberada en redes puramente anónimas. “Ahí es donde se venden los pasaportes o los DNI, o las cuentas de correo, por un precio que varía en función del país”, añadió Estela Hernández, responsable de marketing de CPP España.

El producto OWL escanea y monitoriza números de DNI, de pasaporte, número de la seguridad social, tarjetas y cuentas bancarias, correos electrónicos, número de teléfono y carné de conducir. “Puedes poner en vigilancia hasta un máximo de diez de cada uno”, aclaró Hernández. El precio de la suscripción al servicio es de 3,90 euros al mes.

En caso de detectar alguna información personal en páginas donde pueden comercializarse datos personales o utilizarse para usos fraudulentos, OWL remite al cliente una alerta inmediata a través del correo electrónico y facilita a la persona un plan de acción con los trámites necesarios para volver a controlar sus datos personales. Para cada tipo de brecha de seguridad, la solución despliega una serie de recomendaciones. CPP dispone también de un call center para atender a sus usuarios.

La  compañía aseguró que es muy importante que las personas se conciencien de la necesidad de proteger su información personal en internet. Y dio algunos datos alarmantes como que el 95% del contenido de internet se encuentra en la dark y la deep web y que el 34% de las páginas que contienen malware en la web tradicional, cuenta con conexiones a la dark web. Según CPP, el 60% de los españoles conoce a alguien cuyos datos han sido objeto de un robo o uso fraudulento. "Lo que más me gusta de OWL", dijo el hacker español, "es que es una herramienta proactiva no reactiva y que es facilísima de utilizar". 

CPP ya ha lanzado la herramienta en Inglaterra, Alemania y México. Tras España planea comercializarlo en India, China y Turquia. Los responsables de la compañía advirtieron que la solución hace un barrido de los datos personales de sus clientes de los últimos seis años, "porque muchas empresas que sufren el robo de datos no lo comunican a las personas afectadas hasta pasados 4 o 5 años".

Normas