El vicepresidente y consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés, con el presidente del grupo, Salvador Alemany.
El vicepresidente y consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés, con el presidente del grupo, Salvador Alemany.

Abertis se enfría a la espera de que Atlantia confirme el viernes su interés

La italiana celebra su junta anual en plena incertidumbre por el acercamiento a la española

El consejo de Abertis se reúne el día 25 en sesión ordinaria

El consejo de administración de Abertis espera noticias de Italia. Y estas podrían llegar el viernes, durante la celebración de la junta ordinaria de accionistas de Atlantia. Tras el revuelo levantado el martes por el reconocido interés de la operadora italiana de infraestructuras por lanzar una oferta de adquisición sobre el grupo español, la jornada de ayer sirvió para que los inversores recogieran beneficios.

No se hizo público ningún nuevo movimiento, salvo el reconocimiento en horario nocturno de que la dirección de Abertis y la de Atlantia ya han mantenido encuentros. Fue la presión de la CNMV, con la amenaza de no levantar la suspensión de cotización ordenada el martes, la que hizo que Abertis se sincerara, añadiendo que su pretendiente estudia una opa en acciones y efectivo.

Del subidón de Abertis del martes, cuando la cotización dio un salto del 6,61% hasta tocar máximos, se ha pasado el miércoles a un descenso del 3,07%, con cierre en 15,795 euros.

“Hay inversores que dan por descontado que la operación se propondrá con una prima escueta, al tratarse de una oferta amistosa, o incluso que desconfían de que el acercamiento de Atlantia fructifique”, explica uno de los analistas que sigue las evoluciones de Abertis y pide el anonimato, “aprovecharon ayer el vuelo previo de la acción para hacer caja”.

ABERTIS 16,37 -0,31%

La acción de Atlantia recuperó un 0,56%, hasta los 23,22 euros.

Es el turno de Atlantia

En el orden del día de la junta de accionistas de Atlantia no aparece referencia alguna a la esperada operación corporativa con Abertis, pero es previsible que el consejero delegado Giovanni Catellucci se refiera a los proyectos de crecimiento de Atlantia. Y también es de esperar que los accionistas pregunten por la aventura emprendida en España.

El consejo de Atlantia debe mover ficha, desvelar el esquema de su pretendida operación corporativa y poner precio a Abertis. El órgano de Administración de la española, por su parte, está convocado a una reunión ordinaria del consejo el próximo jueves 25, presentándose las cuentas del primer trimestre al día siguiente a la apertura del mercado. Será ya por la tarde cuando los directivos de Abertis intervengan ante analistas e inversores.

Atlantia reconocerá ante la junta que la aceleración del crecimiento exterior es el primero de sus objetivos. El 90% de los ingresos dependen de Italia, por el 23% que Abertis debe a España. Pese a ello, y tras una inversión global de 1.400 millones en 2016, el gigante italiano de las autopistas prevé cinco años de fuerte esfuerzo a nivel local. La media de inversión anual comprometida es de 1.700 millones, completando una suma de 8.700 millones.

De forma paralela Atlantia ha reestructurado el holding en cinco grandes áreas, entre las que se encuentran Autopistas italianas y Autopistas en el exterior. El objetivo de este movimiento es poder desarrollar cada uno de los negocios de forma independiente e incluso abrir las divisiones a socios internacionales para incrementar el ritmo de crecimiento y la generación de ebitda exterior.

Magnitudes de la integración

La opa de Atlantia sobre Abertis resultaría un grupo valorado en cerca de 35.000 millones y que tendría como socios de referencia a la familia Benetton y a Criteria Caixa.

Activos. Atlantia más Abertis agrupan 13.600 kilómetros de autopistas en ocho países; cinco aeropuertos, entre ellos los dos de Roma; la compañía de satátiles Hispasat, y la posición de primer accionista de Cellnex. Estos activos facturan 10.400 millones al año y soportan 26.000 millones de deuda.

Ratios de deuda. Penalizar lo mínimo posible la caja y no engordar el ratio de 3,1 veces deuda neta / ebitda aconsejan que Atlantia incluya el intercambio de acciones en la esperada adquisición.

El Gobierno español se declara neutral mientras se concreta la opa

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha sido el primer miembro del Gobierno en valorar el interés de Atlantia por Abertis, una de las mayores firmas españolas de infraestructuras. Lo hizo ayer y su posición fue de máxima cautela. Aseguró que el Ejecutivo aplicará la normativa de Competencia a la eventual fusión de ambos grupos de concesiones “cuando se concrete la operación”, según recogió Europa Press.

“Se trata de un movimiento corporativo entre empresas privadas”, indicó De Guindos, “no voy a hacer comentarios de noticias muy preliminares”. De este modo, el titular de Economía dio todo el crédito a los argumentos de Abertis y Atlantia, que han defendido ante el mercado que ni se ha fijado un esquema de la operación ni se ha puesto precio al conglomerado español. Y mucho menos, afirman las empresas, se ha llevado la pretendida opa ante los consejos de administración.

Son empresas privadas y el Gobierno aplicará la normativa de competencia si sale la operación

Luis de Guindos, ministro de Economía, Industria y Competitividad

El ministro hizo estas medidas declaraciones tras inaugurar un encuentro del sector financiero promovido por Abc y Deloitte. De inicio, la posición del Gobierno español dista mucho de la que mantuvo el italiano entre 2006 y 2008, cuando ambos grupos intentaron una fusión entre iguales. El Ejecutivo liderado entonces por Romano Prodi vetó la integración capitaneada por la española y el regulador de las autopistas italianas, Anas, revisó los activos de Atlantia, alterando el valor de los mismos y dando al traste con una operación que buscaba crear un gigante europeo de las autopistas en la antesala de la crisis económica. Se da la circunstancia de que las autoridades europeas de la competencia dieron su bendición a la fusión.

La integración ahora superaría en cifra de negocio (10.400 millones de euros) a la francesa Vinci, alumbrándose un líder mundial tantos por kilómetros gestionados (13.600) como por facturación. Atlantia y Abertis son competidores en Italia, Brasil y Chile, y ambas tienen una incipiente presencia en India. Los mercados español y francés son territorio natural de Abertis, mientras Atlantia tiene un pie en Polonia.

Normas
Entra en EL PAÍS