Deuda

La financiera de Carrefour en España coloca 580 millones en bonos de tarjetas

Es la segunda operación de este tipo realizada en el país, tras una de 2012

Paga hasta un 0,5% en el tramo de más riesgo

Uno de los hipermercados de Carrefour.
Uno de los hipermercados de Carrefour.

Carrefour puede emitir bonos de titulización de tarjetas de crédito por 2.000 millones. “Se trata de la segunda operación de este tipo en España y permitirá a Carrefour refinanciar en el mercado una parte de su negocio de crédito”, explican fuentes conocedoras de la operación.

Se espera una primera emisión de 580 millones respaldada por 688 millones de colateral. Santander y Natixis son los colocadores, mientras que la gestora del fondo de titulización será Intermoney.

Con anterioridad al de Carrefour, en España el único fondo de tarjetas era el IM tarjetas 1, que salió en 2012 y está gestionado por Intermoney. A diferencia del actual, el fondo de hace siete años solo puede comprar nuevas disposiciones de un conjunto de tarjetas fijo, mientras que el de Carrefour puede además comprar disposiciones de nuevas tarjetas.

El fondo gestionado por Intermoney de 2012 hizo una emisión inicial de bonos y no puede hacer posteriores, mientras que el de Carrefour que puede hacer múltiples emisiones a lo largo de su vida.

"El de Carrefour es un vehículo mucho más flexible y supone una evolución en este tipo de Fondos. Fuera de España (sobre todo en Reino Unido) estas operaciones son habituales", señala una fuente conocedora de la operación.

En 2013, El Corte Inglés montó una titulización similar de sus tarjetas en Irlanda, vehículo a través del cual realizó una emisión inicial de 600 millones y que creemos ya ha sido amortizada.

Los bonos respaldados por tarjetas de crédito de la financiera del grupo Carrefour ofrecen un 0,25% en su tramo de máxima calidad, calificado con una nota de AA (hight), de acuerdo a la agencia DBRS. El tramo de mayor riesgo, por 110 millones y sin rating, ofrece un 0,5% anual. 

Las titulizaciones despiertan


“El sector tiene ganas de despertar, de poner en juego nuevos colaterales, como las tarjetas de crédito, los préstamos de consumo, para compra de automóviles y los que siempre ha habido: de hipotecas. El obstáculo más grande es la enorme liquidez de los bancos; les resulta más sencillo y rápido acudir al BCE en lugar de al mercado de inversores institucionales”, señala Luis Cotillas, del departamento de renta fija de Beka Finance.

Normas