Rajeev Suri, consejero delegado de Nokia.
Rajeev Suri, consejero delegado de Nokia. Reuters

Grandes telecos frenan el ritmo inversor a la espera de la llegada del 5G

El mercado de las infraestructuras móviles caerá entre un 2% y un 6% durante 2017

Las grandes operadoras chinas han anunciado recortes del capex para este año

El pasado 28 de marzo, Ericsson sacudió la industria global de las telecomunicaciones al anunciar una drástica reestructuración, acompañada de un saneamiento de 15.000 millones de coronas (unos 1.560 millones de euros) entre provisiones y ajustes de valor de distintas divisiones. Moody’s advirtió de que el cambio todavía es negativo desde el punto de vista crediticio dado el impacto en la tesorería y en los beneficios de la compañía a corto plazo, durante un periodo en el que se habían previsto unas débiles ganancias.

La agencia de calificación daba una de las claves sobre la evolución del grupo escandinavo al advertir sobre el declive de los ingresos en la industria de las redes de telefonía móvil entre 2017 y 2018. Ya en 2016, Ericsson registró una caída de los ingresos del 10% por culpa, entre otros factores, de la debilidad de negocios claves como la banda ancha móvil.

Y es que algunas previsiones para el sector no son positivas. La propia Ericsson reconoció que el mercado de las infraestructuras móviles caerá entre un 2% y un 6% durante el ejercicio en curso. En la misma línea, Nokia ha insistido en este principio de año que el mercado global de redes caerá cerca de un 2% durante este año, si bien apunta que habrá oportunidades en mercados como Japón, India y EE UU, y en segmentos como el llamado 4G+ o LTE-Advanced. En su conferencia en el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, el consejero delegado de Nokia, Rajeev Suri, indicó que “el mercado en el que competimos caerá de nuevo”, si bien afirmó que menos que el año anterior.

En el ámbito de la telefonía fija también hay indicadores que no son positivos para el sector. Por ejemplo, Cisco Systems señaló que su negocio tradicional de equipos de redes de telecos redujo los ingresos un 5% en su segundo trimestre fiscal hasta 3.310 millones de dólares (unos 3.120 millones de euros), por debajo de las previsiones de los analistas. El gigante estadounidense, ante este escenario, ha apostado por áreas con mayor potencial de crecimiento como la seguridad, el cloud computing y el internet de las cosas.

En la misma línea, Ciena decepcionó con sus resultados de su primer trimestre fiscal al no alcanzar los ingresos previstos, con una reducción de la contratación de clientes claves como AT&T, según indicó la revista Barron’s.

Y es que los fabricantes empiezan a sentir los frenos a la inversión puestos en marcha por algunas grandes operadoras. La firma especializada Technology Business Research advirtió de que la bajada del capex de las telecos será más pronunciada en 2017, y apuntó que la inversión en 4G ya ha rebasado su pico más alto. A su vez, la casa de Bolsa BMO Capital indicó que grupos como Ericsson y Nokia están bajo presión por la ralentización de las inversiones de las telecos chinas, a la espera de la llegada del 5G.

Bajada en China

Las operadoras chinas, protagonistas claves en la inversión en redes, ya han adelantado fuertes reducciones del capex. China Mobile, la primera teleco del mundo en clientes de telefonía móvil, prevé reducir las inversiones un 6% en 2017. A su vez, China Unicom, la segunda operadora del gigante asiático, anunció una reducción del capex del 38% en 2017, mientras que China Telecom, la tercera en el ranking, lo rebajará un 8%. Las telecos chinas ya han desplegado la mayor parte de sus redes nacionales de 4G, y han hecho fuertes inversiones en infraestructuras de fibra. Ahora, las compañías esperarán al 5G, cuyos despliegues todavía tardarán varios años en empezar.

Más allá del Mercado chinos, operadoras como la europea Altice (con presencia en países como Francia, Portugal o EE_UU), la estadounidense CenturyLink o la rusa Mobile TeleSystems (MTS) han comunicado en las últimas semanas planes de reducción de las inversiones.

Entre los grandes grupos, Telefónica señaló que el pico de inversiones ya había quedado atrás, tras el esfuerzo realizado en los últimos años en los despliegues de fibra en mercados como Brasil y España. En este mercado ya cubre más de 17,1 millones de hogares, en la que es la mayor red de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) del Viejo Continente. Su presidente, José María Álvarez-Pallete, señaló en la presentación de los resultados del pasado año, que el ratio de capex (sin incluir la inversión en espectro) frente a ingresos se situará en el 16% en 2017, frente al 17% de 2016.

En EE UU, Verizon prevé un capex en 2017 entre 16.800 y 17.500 millones de dólares, frente a una previsión entre 17.200 y 17.700 millones en 2016. Finalmente, la inversión el pasado año se situó en 17.100 millones.

Ahora bien, otros grupos prevén fuertes inversiones. Por ejemplo, Deutsche Telekom contempla un capex en 2017 de 12.000 millones de euros, ligeramente por encima de 2016, con el objetivo de seguir con los despliegues de fibra. También la francesa Orange, que en su plan estratégico Essentials 2020 prevé agresivos despliegues de fibra y 4G, prevé situar su capex en 2017 en el 17% de los ingresos, ligeramente por encima del año anterior.

En términos generales, fuentes del sector coinciden en que no será antes de 2020 cuando los despliegues de 5G empiecen a ser masivos. “Las telecos y los fabricantes empezarán a hacer pruebas con mayor intensidad a partir de 2018, mientras se alcanzan los acuerdos sobre los estándares entre los distintos acuerdos del sector”, explican estas fuentes. Handelsbanken Capital Markets no ve la llegada hasta 2018 de tecnologías pre-5G, como Massive Mimo.

Además, en mercados como Europa, EE UU y Asia, algunas grandes operadoras quieren evitar fuertes salidas de caja ante las previsibles subastas nacionales de nuevas frecuencias del espectro, necesarias para ofrecer servicios de 5G. Entre los países que van a subastar espectro, utilizado tanto para 4G como 5G, durante 2017 figura Reino Unido. Un proceso en el que participarán compañías como Telefónica, Vodafone, Hutchison Three y BT.

El sector de los fabricantes también se podría ver afectado por una reactivación del proceso de consolidación entre operadoras de telecomunicaciones en mercados como India y EE UU. Por ejemplo, AT&T está a la espera de recibir la aprobación de las autoridades de la competencia de EE UU en la compra de Time Warner, valorada en 85.000 millones de dólares. Igualmente, distintos medios especializados han apuntado a la posible integración de Sprint, controlada por la japonesa Softbank, y T-Mobile USA, filial norteamericana de Deutsche Telekom. En la India, Vodafone ha llegado a un acuerdo para fusionar su filial con Idea Cellular.

Con las integraciones, las posibles compañías del sector buscarían sacar partido de las sinergias, entre las que destacan las referidas a las inversiones en nuevas infraestructuras.

Fuerte competencia

El sector de los fabricantes también ha visto como la competencia se endurecía durante los últimos tiempos. Handelsbanken Capital Markets advirtió que Ericsson ha perdido posiciones frente a las chinas Huawei y ZTE, y posiblemente ante Nokia. Estos analistas no descartan que, a corto plazo, el fabricante sueco ceda terreno ante sus competidores.

En su reestructuración, Ericsson decidió establecer tres áreas de negocio, frente a las cinco que tenía con anterioridad: redes, servicios digitales y servicios de gestión de redes. Fuera quedaron Broadcast & Media y Media Solutions. En el mercado no se descarta una posible venta. La empresa dijo que estudiará oportunidades estratégicas. Handelsbanken señaló que una posible salida de estas divisiones podría forzar a Ericsson a afrontar saneamientos por un importe de 20.000 millones de coronas suecas (unos 2.080 millones de euros) en relación con las adquisiciones de Redback, Entrisphere y Tandberg TV.

Nokia también puso en marcha una reorganización interna, con el objetivo de acelerar en la ejecución de la estrategia. Así, la empresa decidió dividir el negocio de Redes Móviles en dos áreas: una enfocada en productos y soluciones, y otra dedicada a los servicios.

Normas
Entra en EL PAÍS