Hispania saldrá a la venta a partir de 2019 como socimi hotelera para no desaparecer

Azora varía la estrategia y buscará compradores para la sociedad

Permitirá la continuidad de la enorme cartera de hoteles

Rafael Miranda, presidente de Hispania, y Concha Osácar, consejera.
Rafael Miranda, presidente de Hispania, y Concha Osácar, consejera.

Hispania quiere sobrevivir. La socimi creada en 2014 desea extender su vida más allá de 2020, cuando la sociedad tiene prevista su liquidación. La empresa, gestionada por Grupo Azora, trabaja en una alternativa de venta de la sociedad sin traicionar los compromisos con los actuales accionistas.

Hispania nació con una estructura similar a la de un fondo de inversión, con una vida limitada a seis años. Tras ese periodo, los activos se deberían vender y embolsarse la ganancia generada para los accionistas por la revalorización de las propiedades, tras lo cual llegaría la disolución de la sociedad. Pero después de tres años de vida y de construir la mayor empresa propietaria hotelera de España, los gestores creen que hay una oportunidad para que la socimi permanezca en el tiempo como un vehículo exclusivamente de hoteles.

Así lo confirmó este jueves Rafael Miranda, presidente del consejo de administración de la compañía, en la junta de accionistas. “En Hispania se producirá un cambio de control de la sociedad cuando esta sea totalmente hotelera”, explicó. Eso supone que los gestores buscarán activamente un comprador, previsiblemente no antes de finales de 2018, para dar salida a los socios que permanecen en el capital desde el inicio. Entre ellos, Soros Fund Managment, la gestora del magnate George Soros, que como principal accionista mantiene el 16,7% del capital, y otras firmas como Fidelity o BW.

La empresa sí mantiene, sin embargo, el compromiso de vender los activos residenciales, una transacción adelantada por Cinco Días, y que se realiza ya a través del mercado minorista, casa a casa, donde la socimi espera una mayor revalorización en los precios de las viviendas. Actualmente esa cartera de apartamentos en Madrid y Barcelona tiene un valor de 230 millones.

Las diferentes fases de venta

La socimi (sociedad cotizada de inversión inmobiliaria) ha puesto ya a la venta la cartera de 754 viviendas que dispone en Madrid y Barcelona. Esta empresa valoró estas propiedades en 230 millones en sus últimas cuentas, las de 2016, lo que supone una revalorización del 28% respecto a su precio de adquisición.

La socimi participada por George Soros, comenzará este año a vender la cartera de edificios de oficinas con que cuenta en Madrid y Barcelona, un patrimonio valorado en unos 520 millones de euros, según informó el consejero de la firma Fernando Gumuzio.

En el caso del segmento de oficinas, Hispania cuenta con 25 edificios, a los que se añadirán otros dos que construirá en un solar adquirido en el Campo de las Naciones de Madrid, que suman una superficie total de 186.745 metros cuadrados.

La junta de accionistas de la firma celebrada ayer aprobó ampliar hasta finales de este año 2017 el periodo con que cuenta la socimi para invertir en nuevas compras, que se centrarán exclusivamente en hoteles, frente al plazo inicialmente fijado para el pasado 31 de marzo.

El plazo para vender los activos, o la sociedad, se extiende desde el 31 de marzo de 2020 hasta el 31 de diciembre de ese año.

El siguiente paso en el periodo de desinversión será vender los edificios de oficinas, valorados en 520 millones en las cuentas de 2016. Los planes iniciales de la firma pasan por colocar en el mercado alrededor del 25% de estos inmuebles durante este año, y el 85% restante a lo largo de 2018.

Eso supondrá que, a partir de esa fecha, desde finales de 2018 o principios de 2019, se pongan a la venta las acciones de la sociedad como plataforma exclusivamente hotelera, en busca de un nuevo dueño al que le interesen unas propiedades turísticas actualmente valoradas en 1.257 millones. De hecho, se trata del tercer mayor propietario de habitaciones en Europa, con 10.700 habitaciones en 37 establecimientos.

De esta forma, en vez de vender los activos y liquidar la compañía, se venderá la sociedad, que permite que continúen las operaciones. En ese caso, se desconoce si serían los mismos gestores los que sigan al frente o si incluso Azora pueda lanzar una estructura similar de fondo, con otros accionistas, que adquieran la socimi.

Los candidatos para comprar Hispania son los grandes inversores foráneos, cadenas hoteleras internacionales y fondos específicamente dedicados a la adquisición de este tipo de negocio turístico, señalan fuentes del mercado. “Es un portfolio muy único”, apuntan estos expertos.

La socimi encabezada por Concha Osácar y Fernando Gumuzio, fundadores de Grupo Azora, ha creado desde 2014 un enorme portfolio que está previsto que siga creciendo durante este año, ya que la empresa ha extendido el periodo de inversiones hasta el 31 de diciembre y cuenta con una capacidad de compra de 300 millones.

La estrategia habitual de esta socimi (sociedad cotizada de inversión inmobiliaria) ha sido la adquisición de las propiedades a través de la compra de deuda. Después de eso, ha reposicionado los hoteles con fuertes desembolsos en reformas, con un plan de gasto previsto de inversión en mejoras de 191 millones entre 2017 y 2020.

La empresa creció rápidamente en este negocio gracias al acuerdo con el grupo Barceló, por el que Hispania pasaba a controlar una cartera de 400 millones en inmuebles, mientras la enseña hotelera se encargaba la gestión de los establecimientos.

Destaca la fuerte presencia de la socimi en Canarias, donde concentra más del 60%de las habitaciones, seguida de Baleares (25%). La gestión de los establecimientos es cedida a enseñas hoteleras en todos los casos.

En tan solo tres años, Hispania se ha posicionado en la liga de las 10.000 habitaciones como tercer grupo europeo propietario, por detrás de la sueca Pandox y de la francesa Foncière des Murs. Precisamente esta última adquirió a Merlin el pasado año 19 hoteles por 535 millones.

La junta de Hispania también dio luz verde a la entrada de George Soros en el consejo del grupo con el nombramiento de un consejero dominical que le representa, Benjamin Barnett. Además extendió el plazo de inversión, previsto hasta marzo de 2017, hasta finales de año, al que seguirá el proceso de desinversiones de los activos no estratégicos hasta finales de 2020.

Además, la sociedad aprobó un aumento del dividendo del 8%, situándose en 45 millones de euros, o 0,4 euros por título.

Respecto a la venta de los edificios de oficinas, Gumuzio avanzó ayer que la empresa prevé vender sus edificios de oficinas individualmente, para maximizar el valor, aunque no se descarta alguna transacción en grupo.

Normas