Farmacéuticas

Grifols encarga a Morgan Stanley la recompra de bonos por 1.000 millones

La compañía catalana ofrece 30 dólares de prima hasta el 4 de mayo

Prevé la emisión de nuevo pasivo cuando acabe la transacción

La cotizada Grifols comunicó este jueves a la CNMV que ha encargado a Morgan Stanley la recompra de los bonos corporativos de la compañía, que tienen un valor nominal de emisión de 1.000 millones de dólares.

La compañía catalana se adelanta al vencimiento de esas obligaciones, previsto para 2022, que fueron emitidas en 2014 al 5,25% de interés. La compañía abre ahora un periodo ventana hasta el 4 de mayo para recomprar esos títulos, en manos fundamentalmente de inversores institucionales internacionales y algún nacional.

El valor nominal de cada bono es de 1.000 dólares. Grifols paga en esta recompra el 103,938%, lo que supone 1.014,38 euros, además de una prima de 30 dólares.

El proceso se diseña en dos fases. Por un lado, la recompra e inmediatamente después una nueva emisión de bonos por el mismo valor, con el objetivo de abaratar esta deuda. Grifols ya siguió ese camino en 2014, cuando recompró ese pasivo rebajando el coste del 8,25% al actual 5,25%. En un contexto de tipos de interés bajos, es previsible que la compañía vuelva a conseguir unas mejores condiciones.

En lo que va de año, Grifols ya se ha estrenado en el mercado de capitales tras la compra del negocio de Hologic por 1.800 millones. En febrero, concluyó con una refinanciación de los 6.300 millones de dólares (alrededor de 5.760 millones de euros) de deuda, una operación en la que dejó fuera precisamente los bonos.

En ese caso, dividió la operación en dos tramos, uno de 3.000 millones de dólares, cerrado en un préstamo sindicado con 50 entidades financieras. En la segunda parte, 140 inversores institucionales –fondos de deuda, pensiones, aseguradoras o reaseguradoras– suscribieron otros 3.000 millones.

Normas