Fluxá vende su 5,6% en ACS, valorado en 566 millones

El paquete asciende a 17,6 millones de acciones, colocadas por Jefferies

La sociedad del empresario balear salió del consejo en diciembre de 2016

Miguel Fluxá, presidente del Grupo Iberostar.
Miguel Fluxá, presidente del Grupo Iberostar.

El empresario hotelero Miguel Fluxá ha lanzado la esperada venta de sus acciones en ACS. A la reiterada bajada en el capital de Corporación Financiera Alba, brazo inversor de la familia March que ha descendido hasta el 4,7%, se suma ahora la salida de Iberostar Hoteles y Apartamentos. Esta última, controlada por el inversor balear, ha lanzado una colocación acelerada entre inversores institucionales del 5,61%, que responde a la totalidad de su participación en el mayor grupo europeo de infraestructuras.

Si Alba trata de diversificar sectores en su cesta de inversiones, Iberostar se encuentra en pleno ejercicio de expansión en su sector. Con unos ingresos de 2.025 millones en 2016 (un 10% más que en 2015), la hotelera se carga de liquidez ante la previsión de apertura de seis nuevos establecimientos en 2017 y la inversión de unos 125 millones en reformas.

La entidad colocadora es Jefferies International Limited y el paquete asciende a 17,6 millones de acciones. A precios del cierre de hoy, 32,185 euros por título, ese porcentaje está valorado en 566,4 millones de euros. Fuentes financieras apuntan a un precio de venta, por debajo de mercado, de 31,42 euros.

El presidente y primer accionista de ACS, Florentino Pérez (12,5%), ya avanzó el pasado 1 de marzo que había accionistas de salida. Pero no identificó a ninguno de los partícipes del grupo. Ese día, y desde tiempo atrás, se especuló con la intención de Fluxá de zanjar su trayectoria en ACS tras diez años de permanencia.

Venta con minusvalías

Iberostars llegó a ACS en 2007 a 46 euros por acción y el propio Fluxá no escondió cierto malestar con pasadas restricciones en el dividendo. Meses atrás, en diciembre, decidió la salida del consejo de administración sin anunciar aún la desinversión. Entonces se interpretó el movimiento como una reacción a las restricciones de la UE para que los accionistas representados en los órganos de decisión de la cotizadas operen en el mercado de valores.

Fluxá ha esperado a que ACS se sitúe por encima de los 32 euros a la vista de que transitaba los 30 euros por título el pasado 1 de marzo, cuando Florentino Pérez presentó las cuentas ante inversores y analistas.

El compromiso del gigante de las infraestructuras es elevar sus ventas un 10% en 2017 y subir del 8% al 10% el beneficio neto, con lo que se colocaría en cifras de unos 825 millones. Fluxá no llegará como accionista a la próxima junta, a primeros de mayo, cuando está anunciado el nombramiento de Marcelino Fernández Verdes, mano derecha de Pérez, como consejero ejecutivo. El expresidente de Dragados vuelve a Madrid para ocupar el sillón de consejero delegado tras dirigir las filiales alemana y australiana Hochtief y Cimic, respectivamente. El plan inicial del presidente es compartir tareas ejecutivas con Fernández Verdes, ingeniero de caminos de 61 años.

Normas