Wanda pone el 1 de junio como tope para la venta del Edificio España

El grupo chino amenza a Trinitario Casanova con romper el acuerdo

Wanda se quedaría con los 20 millones de depósito si no paga en tres meses

Wanda pone el 1 de junio como tope para la venta del Edificio España

El grupo Wanda ha emitido este lunes un comunicado a la Bolsa de Hong Kong en el que asegura que da de plazo al empresario Trinitario Casanova hasta el 1 de junio para cerrar la adquisición del Edificio España, un documento al que ha tenido acceso Cinco Días. Si el dueño del grupo Baraka no hace el desembolso, la compañía del magnate Wang Jianlin dará por roto el acuerdo de venta y se quedará con el despósito de 20 millones que Casanova ha desembolsado hasta ahora en concepto de señal, una información adelantada por Voz Populi.

El pasado viernes, Casanova envió un comunicado diciendo que no se había podido cerrar el acuerdo, cuando las partes ya estaban en el notario para formalizar la escritura de la compraventa, porque Wanda no había presentado entre la documentación las cuentas formuladas del año 2016.

Diferentes fuentes conocedoras de la operación explicaron que efectivamente es un requisito necesario, pero muy menor y que el empresario no avisó de esta circunstancia hasta el momento de la firma, por lo que señalan pudiera tratarse de una salida de Casanova para ganar tiempo y buscar financiación, un socio o un comprador al que traspasarle el proyecto. De hecho, esa transacción a un tercero es un mecanismo que ya anteriormente ha utilizado este empresario en otras operaciones inmobiliarias.

Lo que queda claro es que la venta se alarga en el tiempo, ya casi nueve meses después de que en julio del pasado año Casanova anunciara que había comprado el Edificio España a Wanda por 272 millones. Se suponía que acababa así el periodo de incertidumbre respecto al futuro del histórico inmueble, levantado en los años cincuenta, tras las desavenencias entre Jianlin y el Ayuntamiento de Madrid por la reforma del inmueble.

Wanda Europa ha cumplido sus obligaciones para finalizar el acuerdo, y es necesario más tiempo para que el comprador las cumpla”, afirmó la división hotelera de la multinacional china, culpando directamente al empresario murciano.

Casanova es un empresario inmobiliario controvertido, que fue condenado a un año de prisión por manipular las acciones del Popular tras difundir falsos rumores de opa sobre la entidad financiera. El equipo de Carmena ha confiado en el fundador de Baraka para rehabilitar el inmueble y de hecho le han acompañado ante la prensa para presentar el proyecto de reforma, en el que está previsto que se instale un hotel Riu Plaza de 650 habitaciones además de una zona comercial.

Normas