Un tercio de las ventas de pymes se realiza en el exterior

El 36% de las pequeñas y medianas empresas españolas mantienen relaciones comerciales con terceros países.

Un tercio de las ventas de pymes se realiza en el exterior

Un tercio de las ventas que realizan las pymes de nuestro país se llevan a cabo en el exterior. Es una de las principales conclusiones a las que ha llegado el informe “Análisis estratégico para el desarrollo de la Pyme en España: Internacionalización y orientación emprendedora”. De hecho, de este documento se desprende que el 36% de las pequeñas y medianas empresas españolas mantienen relaciones comerciales con terceros países.

En lo que respecta a los destinos de estos productos y servicios, los lugares favoritos elegidos por las pymes españolas son la Unión Europea, América Latina y el resto de la OCDE. El tamaño es el rasgo fundamental que favorece este comportamiento. Así, del informe se desprende que a medida que la pyme crece, esta cuenta con una mayor dotación de recursos para competir internacionalmente y con una mayor profesionalización.

La condición exportadora no impide que casi la mitad las pymes utilicen sus propios medios para introducirse en los mercados internacionales. No obstante, hay un 20,2% que se valen de intermediarios especializados establecidos en España. Por su parte, los programas públicos de promoción son utilizados en el 12,9% de los casos.

De igual modo, disponer de una empresa matriz instalada en el extranjero (9,2%) y la participación en alguna acción colectiva hacia la exportación (9,6%) son los medios de entrada menos utilizados por estas empresas.

La calidad de los productos y la experiencia en mercados internacionales se configuran como los recursos y capacidades por los que las pymes se consideran mejor posicionadas para favorecer su internacionalización. Le siguen la utilización de sus sistemas de gestión y su capital humano. Por el contrario, las mayores debilidades se encuentran en los pocos acuerdos de cooperación en el mercado nacional con otras empresas extranjeras y en las limitaciones de sus equipos directivos.

Finalmente, los principales objetivos que persiguen las pymes españolas con la internacionalización son incrementar las ventas de sus productos, mejorar la reputación de la empresa e incrementar sus beneficios.

Normas