Mercado inmobiliario

Cordish no se rinde y pedirá ventajas fiscales para su ‘Eurovegas’

La empresa estadounidense aseguró este jueves que volverá a solicitar la autorización como centro integrado de desarrollo (CID) de su macrocomplejo de juego y ocio

Cordish no se rinde y pedirá ventajas fiscales para su ‘Eurovegas’

La empresa estadounidense Cordish aseguró este jueves que volverá a solicitar la autorización como centro integrado de desarrollo (CID) de su macrocomplejo de juego y ocio, que contempla ventajas fiscales, a la Comunidad de Madrid, tras el rechazo de la semana pasada al proyecto conocido como Live Resorts Madrid.

El promotor hotelero y de juego Cordish, con sede en Baltimore (EEUU), aseguró que mantiene “su firme compromiso” con su proyecto Live Resorts Madrid, un megacomplejo de casinos, centro comercial y hoteles en Torres de la Alameda (Madrid). La empresa, además, volverá a pedir la autorización para levantar el complejo como centro integrado de desarrollo, un permiso que el pasado viernes fue denegado por el Ejecutivo regional.

La empresa asegura que mantiene su compromiso de inversión de 2.200 millones de euros, que según sus cálculos creará 56.000 empleos “y una actividad económica de miles de millones de euros en la Comunidad de Madrid, que atraerá a millones de turistas”, aseguró la empresa.

Los representantes de Cordish se reunieron este miércoles con responsables de la Comunidad de Madrid para recibir explicaciones de por qué el Ejecutivo regional rechazó la autorización como CID para el macrocomplejo. Esa reunión fue valorada por la compañía como “muy positiva” y reitera su intención de solicitar esta licencia especial.

“La compañía está evaluando los comentarios de los técnicos y espera resolverlos rápidamente”, explicó en el comunicado. “Estamos muy entusiasmados con el proyecto y preparados para comenzar con el desarrollo inmediatamente”, apuntó Joe Weinberg, socio de Cordish. Los técnicos explicaron de primera mano que no podían conceder la autorización porque consideran poco viable el proyecto y con un gasto directo para las arcas públicas de 340 millones en carreteras y un apeadero de tren.

La presidenta regional, Cristina Cifuentes (PP), recordó el miércoles que la compañía americana, si así lo deseaba, podía invertir “de manera particular, como hacen el 100% de los empresarios extranjeros”, pero sin la autorización de CID.

Esta figura jurídica a la que optan conlleva importantes ventajas para el promotor, como un tipo impositivo rebajado del 10%, la construcción en cualquier tipo de suelo y una única licencia para todas las actividades. Si la empresa quiere recibir ese tipo de autorización, deberá volver a presentar otro proyecto, según explicaron fuentes de la Comunidad.

Esta iniciativa, que llega tras el fracaso de otras similares como el Eurovegas de Sheldon Adelson en Alcorcón o el Reino de Don Quijote en Ciudad Real, preveía en una primera fase en un megacomplejo de hoteles, comercios, centro de convenciones, casinos y teatros, entre otras instalaciones.

La presidenta regional recalcó esta semana que la negativa a Cordish, respecto a la autorización de centro integrado de desarrollo, es definitiva. El promotor “no garantizaba la construcción del complejo en su conjunto, se preveía solo el inicio con la almendra central con una inversión cercana a los 500 millones”, aseguró la presidenta regional, lejos de los 2.200 millones que la empresa había anunciado. La política del PP aseveró que lo presentado que el proyecto no podía ser considerado como CID al no tener “la relevancia social, económica, de permanencia y sostenibilidad necesaria en el tiempo”.

Normas