Necrológica
Salvador Gabarró
Salvador Gabarró

Salvador Gabarró, el presidente que impulsó Gas Natural

El ex presidente de Gas Natural Fenosa fallece en Barcelona a los 81 años. Dejó la presidencia del grupo el pasado noviembre

El expresidente de Gas Natural Fenosa, Salvador Gabarró, falleció en la madrugada del viernes en Barcelona a los 81 años. Gabarró, que fue sustiuido en el cargo (que ocupaba desde octubre de 2004) el pasado noviembre por Isidro Fainé, era en la actualidad ctual presidente de honor del grupo energético. Tras conocerse la noticia, Gas Natural envió un comunicado por el que su consejo de administración y los empleados “transmitía su pesar por la viuda” y “acompañaban a su viuda y familia en tan doloroso momento”.

 Salvador Gabarró (San Guim de Freixanet -Lleida-, 1935) protagonizó una etapa de expansión del grupo. Los hitos más destacables fueron la frustrada opa sobre Endesa en 2005, una batalla que duró dos años, y la posterior fusión con Unión Fenosa en 2009, con la que el grupo se convirtió en la primera energética integrada tras hacerse con la tercera eléctrica española. Además, bajo su mandato, la compañía vivió un importante desarrollo en Latinoamérica, especialmente con la compra de la chilena CGE.

El pasado septiembre, en Gas Natural tuvo lugar un importante cambio accionarial, cuando sus propietarios históricos con un 65%, Repsol y Caixabank (Salvador Gabarró fue vicepresidente de la entidad) vendieron un 20% al fondo GIP. Fue en ese momento cuando se produjo su relevo por Isidro Faine, expresidente de Caixabank.

Tras un un año en Perfumería Parera, Gabarró ingresó en Roca Radiadores, donde tras pasar por diferentes cargos fue nombrado director general de Producción en 1969 y gerente en 1974. En 2000 abandonó la gerencia de Roca, en la que aprendió el funcionamiento de los negocios familiares. Entre 1999 y 2002 fue presidente del Cercle d’Economia.

 

El directivo más afable

Si algo caracterizaba a Salvador Gabarró era su afabilidad y su ironía sin diplomacia. Encajaba con humor cada año las preguntas de los periodistas en las ruedas de prensa de las juntas anuales, cuando se le preguntaba cuándo se iba a jubilar: “Cuando Dios quiera”, o “Lo tengo que hablar con Fainé, pero no tiene mucho tiempo”, venía a decir.

Aunque su etapa de presidente de Gas Natural Fenosa, en la que convivió con Rafael Villaseca, consejero delegado ejecutivo con quien mantuvo una evidente cordial relación, la consideró una segunda jubilación, Gabarró quedó sorprendido por un sector regulatoriamente endiablado como es el energético frente al de Roca Radiadores, empresa en la que pasó varias décadas. “¡Qué sector más complicado este de la energía, con lo fácil que es el mercado de los sanitarios!”, llegó a decir.

Pese a su edad, Salvador Gabarró mantuvo su actividad en la compañía, para la que viajaba a Latinoamérica, mantenía contactos con el Gobierno y se enfrentaba a consejos y juntas. Una de sus mayores satisfacciones fue lograr la fusión de dos culturas (la de Gas natural y la Fenosa) que su equipo logró fundir sacando “lo mejor de cada una”.

Normas
Entra en EL PAÍS