Empresas

Indra y DFS avanzan en el cielo único europeo

Su tecnología se implanta en el centro alemán de control aéreo de Karlsruhe

Indra
Sede de Indra en Madrid.

En las últimas semanas se ha llevado a cabo en el centro de control de Karlsruhe, que gestiona el tráfico de la mayor parte del espacio aéreo superior de Alemania, las primeras pruebas con el sistema de nueva generación de tráfico aéreo de Indra. Se trata de un hito importante para la compañía española, que ve como su solución iCAS se implanta en un segundo gran centro de control europeo, después de que el pasado año entrara en operación en Prestwick (Escocia).

Las pruebas y primeras operaciones reales han sido completadas con éxito, según cuentan Indra y su socio en este proyecto, el proveedor alemán de servicios de navegación aérea DFS Deutsche Flugsicherung. El nuevo sistema, que sustituirá al actual (Vaforit), estará completamente operativo entre noviembre de 2017 y febrero de 2018.

Como parte del programa de modernización nacional, la tecnología de Indra también será implantada en los centros de control alemanes de Bremen, Múnich y Langen, que gestionan el espacio aéreo inferior del país.

DFS e Indra avanzan así hacia la puesta en marcha del cielo único europeo. El nuevo sistema, basado en la tecnología iTEC, permite a los pilotos escoger la ruta más directa, lo que se traduce en ahorros de combustibles y tiempo. “Su capacidad de cálculo hace posible planificar los movimientos aéreos con antelación, evitando conflictos entre rutas y consiguiendo gestionar más tráfico, de forma más fluida y con mayor puntualidad”, destacan desde la firma española, que recuerda que este sistema es el que se empleará también en España, todo Reino Unido, Holanda, Lituania, Polonia, Noruega, además de en toda Alemania.

Este sistema ha sido diseñado para favorecer la introducción de rutas aéreas libres, aquellas que permiten a las aerolíneas decidir la trayectoria que más les conviene. Las pruebas realizadas por DFS y Eurocontrol para calcular los beneficios potenciales derivados de introducir este tipo de vuelos en el cielo de Alemania, Bélgica, Luxemburgo y Holanda estimaron ahorros anuales de unas 9.000 toneladas de fuel y reducción de 30.000 toneladas de emisiones de CO2 en la región.

La implementación de iCAS se enmarca dentro de la alianza iTEC que reúne a los principales proveedores de servicios de navegación europeos, entre ellos Enaire. En los próximos años, está previsto que el sistema iTEC se despliegue en los principales centros de control del continente y gestione el 31% del tráfico aéreo europeo.

Normas