Vintage
Este tocadiscos cambia de canción en un solo clic y se cuelga como un cuadro Ampliar foto

Este tocadiscos cambia de canción en un solo clic y se cuelga como un cuadro

La tecnología no deja de sorprendernos, y sobre todo lo que la nostalgia puede hacer por nosotros. Sin ella no habríamos rescatado del olvido los vinilos de música que protagonizaron la industria de la música durante varias décadas. En la era de la música en streaming los puristas de la música tienen en el vinilo el formato perfecto donde refugiarse, donde poder escuchar la música con ese sonido único que ofrece el vinilo y esa calidad analógica que muchos echan en falta en los dispositivos modernos. Y por esta razón los tocadiscos vuelven a estar moderadamente de moda, y protagonizan campañas de Kickstarter como la del sorprendente gadget que os presentamos hoy, el tocadiscos Wheel.

Controla la reproducción del vinilo como si de un CD se tratara

Esta es una de las características más sorprendentes del tocadiscos Wheel creado por la firma de accesorios de lujo fabricados a mano Miniot. Esta empresa nos propone una revolucionaria forma de utilizar el tocadiscos. Este no se limita a ofrcer un bonito diseño, sino que cambia por completo el concepto que tenemos a la hora de reproducir un vinilo, del que normalmente debemos controlar su reproducción de forma manual.

Este Wheel se compone de una plataforma fabricada en aluminio y madera que puede sostener el vinilo no sólo de forma horizontal sobre una mesa o estantería, sino que también puede reproducir el vinilo de forma vertical, incluso si lo colocamos como un cuadro en la pared. Como podéis comprobar en el vídeo la aguja no está a la vista, sino que se esconde debajo del vinilo, por lo que reproducimos la cara que se encuentra boca abajo. En este tocadiscos el eje es el instrumento que nos permite controlar la reproducción.

Con un acabado de madera podemos subir de volumen girándola, pausar la reproducción apretando el eje hacia abajo, o avanzar de canción o repetirla empujando a un lado u otro el eje. Sin duda se trata de una forma totalmente distinta de concebir la reproducción de vinilos, ya que nos permite controlarlo de la misma forma que lo haríamos con un reproductor digital. Además cuenta en la parte inferior con salidas de audio para poder conectar el tocadiscos a unos altavoces o cadena Hi-Fi.

Pero esto no es todo, porque su excelente fabricación y diseño nos permite disfrutar de la reproducción sin sonido de arrastre, y la pausa o cambio de canción se producen con total suavidad, sin pinchazos ni ruidos. La campaña de Kickstarter se encuentra en su meridiano, aunque ya ha superado con creces el objetivo para sacar adelante el proyecto. Si queremos hacernos con uno de estos espectaculares tocadiscos tendremos que abonar la nada despreciable cifra de 568 euros más gastos de envío. Las primeras unidades se comenzarán a enviar en el mes de noviembre de este año.

Normas