Windows 10
Windows 10 Ampliar foto

Windows 10 podrá bloquear la instalación de apps que no sean de su tienda oficial

Por sorprendente que sea el titular, es algo que podrá ocurrir en un plazo próximo de tiempo. Hoy hemos conocido que Microsoft podría bloquear la instalación de aplicaciones en Windows 10 que no provengan de la tienda oficial del sistema operativo. Algo que así dicho de primeras nos puede sonar bastante de otros sistemas operativos móviles donde la instalación de aplicaciones de terceros está limitada, eso sí, siempre en base a los deseos del propietario del dispositivo. Algo que funcionaría de forma similar en el caso de Windows 10, por lo que no hay que llevarse las manos a la cabeza todavía.

Microsoft podrá bloquear apps, pero con nuestro permiso

Como sabéis el ecosistema de aplicaciones es muy distinto según sea el sistema operativo. Mientras que en dispositivos móviles como los iPhone con iOS las aplicaciones de fuentes fuera de iTunes están completamente bloqueadas salvo que hagamos Jailbreak, en el caso de Microsoft el funcionamiento sería similar al de Android, en el que tenemos la posibilidad de “saltarnos” la limitación impuesta por Google. Lo que hemos conocido hoy gracias a unas capturas es que Windows 10 podrá bloquear las aplicaciones que no tengan origen en la tienda oficial.

El PC con Windows desde que existe siempre nos ha permitido instalar aplicaciones de cualquier origen, primero porque antes no existían las tiendas oficiales como tal, y segundo porque hay muchas de estas aplicaciones que no están presentes en estas tiendas. Pues bien, como se puede ver en la imagen, el sistema operativo nos notificará al instalar una aplicación que no sea original, dándonos la posibilidad de poder instalarla igualmente o bien buscar una alternativa en la tienda de Microsoft.

Aunque esta es una opción que estará desactivada por defecto, tendremos la posibilidad de habilitarla de distintas formas. Tanto de la manera en que la vemos en la captura con la opción de seguir con la instalación o de forma más agresiva impidiendo la instalación en cualquier caso de toda aplicación que no provenga de la tienda oficial de Microsoft. La integración de esta opción en el sistema tiene cierto sentido, ya que se utiliza para evitar la instalación de aplicaciones desde orígenes desconocidos para evitar riesgos de infección por software maliciosos, que como sabéis está presente en la mayoría de software descargado ilegalmente. Para terminar, se espera que esta nueva función esté disponible en el Creators Update de Windows 10 que veremos en el mes de abril.

Normas