Cena de inauguración del MWC

Felipe VI defiende una colaboración entre instituciones “leal y generosa”

Es su primera visita a Cataluña en los últimos tres años

El rey Felipe VI junto al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, a su llegada a la cena de bienvenida a los asistentes al Mobile World Congress (MWC), en el Palau de la Música.
El rey Felipe VI junto al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, a su llegada a la cena de bienvenida a los asistentes al Mobile World Congress (MWC), en el Palau de la Música.

El Rey ha asegurado que la colaboración “leal y generosa” entre las diversas instituciones del Estado constituye una “exigencia ineludible” y es la mejor vía para impulsar el crecimiento económico, el progreso social y un mayor conocimiento entre las personas.

Felipe VI ha transmitido este mensaje en su discurso ante el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, y las otras autoridades que han asistido a la cena de bienvenida del Mobile Wordl Congreso (MWC) en el Palau de la Música de Barcelona.

En su primera visita a Cataluña en los últimos tres meses y en medio de un aumento de la tensión política a cuenta del proceso soberanista y de los juicios por la consulta del 9N, la cordialidad ha presidido el encuentro de don Felipe con Puigdemont.

Como ya hiciera el pasado año, el presidente de la Generalitat ha optado por un discurso ceñido a lo que representa el congreso mundial de móviles, aunque no ha perdido la ocasión para definir a Cataluña como una “nación” que busca ser “referencia internacional” en el ámbito tecnológico.

La cena ha congregado a numerosas autoridades, entre las que ha ejercido de anfitriona la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Por parte del Gobierno central, han estado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, y el delegado del Ejecutivo en Cataluña, Enric Millo.

Por parte de la Generalitat, también ha estado el consejero de Asuntos Exteriores, Raül Romeva.

Aunque estaban en la lista de invitados a la cena, no han asistido el vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, ni la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell.

Al igual que en los tres últimos años, el Rey ha pronunciado su discurso en inglés, con algunos extractos en castellano y catalán.

Precisamente, ha sido en la parte en catalán donde ha incluido las palabras con más carga simbólica.

Don Felipe ha subrayado que el MWC es fruto de “una intensa tarea de cooperación y coordinación” entre el Gobierno central, la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y el GSMA, la entidad organizadora de la mayor feria de tecnología móvil del mundo.

“La colaboración en este ámbito, que es un verdadero exponente de la revolución que vivimos, constituye una exigencia ineludible. Del mismo modo, esta colaboración leal y generosa es la que mejor facilita e impulsa el crecimiento económico, un mayor conocimiento e interconexión entre las personas y el progreso y el bienestar general de la sociedad”, ha afirmado el jefe del Estado.

A juicio del Rey, “el apoyo de todos” hace posible la celebración del Congreso Mundial de Móviles, que aporta “prestigio, reputación y reconocimiento a Barcelona, Cataluña y al conjunto de España”.

Por ello, Felipe VI ha valorado el “buen trabajo” que se ha hecho estos últimos años entre las instituciones involucradas, del que ha dicho que hay que sentirse “orgulloso y honrado”.

También ha agradecido, “como españoles”, al GSMA haber escogido Barcelona y España para acoger el foro, que va a reunir durante cuatro días a unas 2.000 empresas para presentar las últimas novedades tecnológicas.

Ante los 150 invitados a la cena, el Rey les ha dado la bienvenida a Barcelona, a la que ha definido como “un gran ejemplo de impulso emprendedor” en diferentes ámbitos.

Puigdemont ha manifestado que Barcelona es el mejor espacio donde seguir celebrando el MWC, al tiempo que ha destacado que Cataluña, como la UE, está “firmemente comprometida con las nuevas tecnologías”.

“El MWC es clave para nuestra nación para situarnos como un referente internacional en el uso de la tecnología digital”, ha enfatizado Puigdemont.

Ha hecho hincapié en que “Cataluña es y será un agente activo” en su empeño en “trabajar juntos para conectar el mundo”.

Tras expresar su satisfacción de que el MWC permanezca en Barcelona hasta 2023, Colau ha recordado que el ayuntamiento participa en el Youth Mobile Festival Barcelona (YoMo Barcelona), un encuentro que forma parte del congreso y que pretende acercar la ciencia y la medicina a los jóvenes.

A él también se ha referido el Rey para destacar la necesidad de implicar a los jóvenes al ser “la más grande fuente de innovación” del futuro.

Frente a las ventajas que las tecnologías móviles representan, Felipe VI ha alertado de los riesgos que entraña su uso y ha hecho un llamamiento para que haya una mayor colaboración internacional en materia de ciberseguridad.

“Tenemos la responsabilidad de guiar al sector de la tecnología móvil por el buen camino. Nuestro crecimiento económico, además de muchos avances sociales, dependen de ello”, ha sentenciado el Rey, cuyo discurso ha sido aplaudido por Puigdemont y el resto de asistentes.

Don Felipe y Puigdemont volverán a encontrarse mañana, lunes, en la inauguración oficial del MWC en el recinto Gran Vía de Fira de Barcelona.

Normas