Beneficios de 2016

Kutxabank ganó un 12% más gracias a operaciones financieras

La entidad financiera ganó el año pasado 244 millones de euros

El presidente de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia, en la presentación anual de resultados.
El presidente de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia, en la presentación anual de resultados.

Kutxabank cerró 2016 con un beneficio neto consolidado de 244,2 millones de euros, un 12% más que en 2015. En términos de beneficio antes de impuestos se disparó un 54%, hasta los 313 millones de euros.

Dos factores han contribuido especialmente a la mejoría de la cuenta de resultados del banco, producto de la fusión de las antiguas cajas de ahorros del País Vasco. Por un lado, la importante contribución de los resultados de operaciones financieras. Esta partida se duplicó durante el pasado ejercicio, hasta los 171 millones de euros.

Según explican fuentes de la entidad "durante el año pasado hemos materializado algunas plusvalías latentes que teníamos en renta fija. También hemos vendido algo de renta variable, como en el caso de CAF".

Por otro lado, la cartera de participadas (Iberdrola, Euskaltel...) también contribuyó muy positivamente. Los ingresos por dividendos y puesta en equivalencia ascendieron a 139 millones de euros, un 51% más que el año anterior.

Estos dos factores permitieron compensar la caída de los ingresos bancarios tradicionales. La primera línea de la cuenta de resultados, el margen de intereses, descendió un 9,8% -hasta los 558 millones de euros-, muy condicionada por los bajísimos tipos de interés. Los ingresos por servicios (comisiones) también cayeron. Fue un 3,5%, hasta los 343 millones de euros.

El presidente y el consejero delegado de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia y Javier García Lurueña, respectivamente, han presentado en Bilbao los resultados del grupo ante medio millar de directivos del Grupo financiero y de sus filiales, consejeros de Kutxabank y de CajaSur y presidentes y directores de las Fundaciones Bancarias.

Según ha informado la entidad, la mejora del resultado final se ha asentado en una “creciente y sólida actividad comercial, fundamentalmente en el negocio hipotecario y en la financiación a pymes, en la buena gestión de los márgenes, en una mayor aportación del negocio asegurador y en el incremento del volumen gestionado en fondos y planes de pensiones, así como en una política de mejora de las variables vinculadas a riesgos”.


Menos dotaciones

La reducción de costes y la menor necesidad de dotaciones -294,7 millones de euros, frente a los 479,3 de 2015-, a causa de la reducción de los activos dudosos e improductivos en más de 900 millones en un solo ejercicio, también han contribuido al resultado anual.

Los gastos de explotación mantuvieron la tendencia de contención y han disminuido un 5,9%, mientras que los gastos de personal bajaron un 6,1% respecto al año anterior, “gracias a las medidas de racionalización de plantilla acometidas en 2016”.

En conjunto, el índice de eficiencia se ha situado a finales de 2016 en el 56,1%, frente al 63,3% registrado un año antes. Este ratio, que indica que por cada 100 euros de ingresos brutos la entidad gasta 56, supone una bajada de 7,2 puntos porcentuales en un solo ejercicio.

En cuanto a los niveles de saneamiento y cobertura de contingencias se han mantenido los máximos niveles de prudencia en la cobertura del riesgo crediticio, judicial, e inmobiliario. De este modo, la mejora de los resultados del negocio bancario han permitido que las cantidades dotadas sigan siendo “significativas”: 294,7 millones de euros.

Además, el cambio en la normativa fiscal del Estado ha supuesto un cargo relevante en los resultados de 2016. 

Normas