Pepu Hernández, exseleccionador nacional de baloncesto

Pepu Hernández: “El deportista piensa demasiado tarde en su futuro”

Colabora con la firma de inversión Imantia para ayudar a los deportistas a pensar más en su futuro económico y profesional

Pepu Hernández, entrenador de baloncesto y exseleccionador nacional.
Pepu Hernández, entrenador de baloncesto y exseleccionador nacional.

Ha escrito una de las páginas más gloriosas del deporte español. Llevó al combinado nacional masculino de baloncesto a ganar el primer mundial en categoría absoluta, allá por 2006, en una inolvidable final contra Grecia en Saitama (Japón). El mayor hito de esa generación de oro que han integrado, entre otros, Pau Gasol, Juan Carlos Navarro o Felipe Reyes, y a los que entrenó Pepu Hernández (Madrid, 1958). Más de la mitad de su vida ha pasado por un club, Estudiantes, y por un colegio, el Ramiro de Maeztu de Madrid.

Entrenó en todas sus categorías formativas hasta llegar a los banquillos profesionales, de los que está alejado desde 2012. Su experiencia como formador y gestor de egos le lleva ahora a colaborar con la firma de inversión Imantia, liderando una iniciativa que quiere concienciar a los deportistas profesionales de gestionar con cabeza sus bolsillos y planificar con tiempo su futuro.

Pregunta. ¿De dónde surge esta colaboración y con qué objetivos nace?

Respuesta. Queremos llegar a todos los deportistas, da igual que sean profesionales o estén en formación. Cuando era entrenador, me daba cuenta de que, cuando mis jugadores tenían ese momento de pensar, “no sé que hacer con mi dinero”, o “qué hago cuando me retire”, se creaba una gran falta de concentración. Llega un momento en que el deportista no piensa en el dinero, solo lo gana y lo que hace es entrenar, y pocas veces piensa en cuestiones financieras, en su futuro. Y cuando lo hacen ya es tarde. Visualizan su retirada con 32 años, no con 22, y pierden un tiempo muy importante donde tenían que haber tomado algunas decisiones. Después, se deciden cosas, fruto de la urgencia, que suelen salir mal. Queremos crearles curiosidad por estos temas, que tomen las riendas de sus decisiones desde una base de conocimiento, para identificar riesgos y saber decir sí o no.

"La NBA busca europeos por su formación"

Pepu Hernández: “El deportista piensa demasiado tarde en su futuro”

La liga profesional de baloncesto de EE UU, la NBA, ha visto cómo su nivel salarial se ha convertido en casi irresistible para cualquier jugador europeo, ya sea joven o veterano. Pepu Hernández recomienda meditar esa decisión, sobre todo en los más jóvenes, “si apuestan por ellos o solo son un simple número al que van a intercambiar por otro”. Cree que la NBA busca talento europeo no solo por su calidad en la pista, sino por su formación y porque “son menos propensos a cometer errores”.

P. ¿No suelen mostrar interés por la gestión de su patrimonio?

R. No se lo suelen plantear. También es cierto que hay pocas posibilidades de hablar de ese tema, porque el de los ingresos siempre es un ámbito muy personal. Si el club te aconseja, parece que hay una cierta injerencia. A veces el agente prefiere no mencionarlo por si sale mal. Es un tema del que nadie se atreve a hablar, y nosotros hemos pensado que es necesario hacerlo. Es bueno que visualicen su futuro, que piensen a qué quieren dedicarse después del deporte, tanto los que ganan más como los que menos. Eso solucionaría muchos problemas al enfrentarse a ese gran abismo, cuando el deportista dice: ¿y ahora qué?.

P. ¿Cuanto más dinero se gana, más errores se pueden cometer?

R. Yo he tenido jugadores jóvenes que subían de la cantera al primer equipo, y que se gastaban su primer contrato en comprarse un coche nuevo. Un deportista se tiene que conceder caprichos, ganan su dinero, nadie se lo regala, pero tenemos que tener claro que algunas cosas están fuera de lugar. Eso quiere decir que hay que enseñarles a visualizar el futuro, y a que es conveniente ahorrar. ¿Hay que gastar? Sí, pero pensando en lo que será tu vida después del deporte. Los deportistas que ganan más pueden cubrir una mala inversión porque reciben cantidades importantes, y a los que menos, una decisión equivocada les puede hacer muchísimo daño. Siempre les he insistido en la necesidad de seguir con su formación académica, aunque los viajes, o los entrenamientos, lo hicieran difícil. Es fundamental.

“El deportista debe concederse caprichos, nadie les regala el dinero. Pero algunos están fuera de lugar”

P. ¿Cuál es la etapa más delicada en la carrera de un deportista?

R. Cuando dan el salto y se convierten en profesionales incipientes. Pasar de la cantera al profesionalismo puede ser relativamente fácil, lo difícil es quedarse, que el equipo te acepte, que tengas una buena formación para saber que tienes que seguir peleando. He conocido jugadores extraordinarios que han visto truncada su carrera por aspectos no deportivos, y por vivir solo para el baloncesto. Si solo tienes el deporte, pensar que tu vida depende de una canasta te hace fallarla, porque te llegan los nervios. El que tiene una formación personal y académica, tira tranquilo y anota.

P. ¿Qué papel juega ahí el entrenador? ¿Debe ser un educador más?

R. Estas situaciones son muy difíciles de gestionar para el entrenador. Y debe asumir esa responsabilidad. Los entrenadores tenemos que estar pendiente de todo lo que no es técnica y táctica. Pobre del que solo enseñe eso. El entrenador debe ser un ayudante de la formación, como tienen que serlo los padres, el agente, los profesores, el entorno... Formar una persona que sea consciente y con capacidad de aprender.

P. ¿Qué debe darse para que un jugador como Luka Doncic, figura del Real Madrid con 17 años, no cometa errores fuera de la pista?

R. En este caso, el jugador tiene una capacidad personal importante. Como la tuvo Ricky Rubio, que debutó con 14 años. Son gente que ha sido siempre muy sensata, y les han educado muy bien. Tienen una base de comportamiento, de capacidad de decidir y saben cuál es el camino. Tanto sus clubes, como sus entrenadores, sus padres, les han arropado en todo momento. Lo que se ve es lo bien que están en la cancha y su toma de decisiones deportivas, pero solo porque en lo personal todo va igual de bien.

También es importante el equilibrio, porque la sobreprotección tampoco es positiva. Los deportistas bien formados son los que tienen largas carreras porque reúnen todo: talento, formación técnica, táctica, física y personal.

Normas