Fundadora de María D'uol

Unceta-Barrenechea: “El cáncer de mi madre inspiró unas cremas”

Farmacéutica de profesión, creó hace 25 años en Vitoria una empresa de alta cosmética

María Unceta-Barrenechea.
María Unceta-Barrenechea.

Estudió Farmacia pero lo que realmente siempre quiso fue ser empresaria. Aunó ambas facetas y el resultado es una firma de alta cosmética, María D’uol, que acaba de cumplir 25 años. Llegar hasta aquí no ha sido fácil para María Unceta-Barrenechea (Bilbao, 52 años), que tiene la sede de su compañía en Vitoria, y con la que ha ido marcando tendencias, como en el caso de las cremas multifunción, conocidas posteriormente como BB creams, y abriendo mercado en un sector nicho de cosmética de alta gama. Su último gran hallazgo, fruto de años de investigación, ha sido una línea especial de cosmética oncológica.

Pregunta. ¿Es un sector en el que constantemente hay que estar innovando?

Respuesta. En mi caso, soy una apasionada de la formulación, y siempre estoy combinando principios activos, y buscando necesidades que no están cubiertas. Cuando desarrollé la crema Extrem Color, que ahora se llama BB cream, fue por unas manchas en la cara. Eso fue hace 17 años y llegó a ser número uno de ventas, era un protector solar con color. Yo concibo la formulación para servir. Cuando lancé una crema antiojeras y para bolsas de los ojos lo hice con la ayuda de oftalmólogos, porque lo importante es buscar los principios activos y que esos resultados sean eficaces. Lo importante es que tus cremas sean honestas, que cumplan una función.

P. ¿Así fue como nació su línea oncológica?

R. Vi que había una necesidad que no estaba cubierta. Cuando a mi madre le diagnosticaron cáncer, comencé a ver los efectos secundarios que se producían en la piel debido a la quimioterapia. Fue lo que me inspiró a comenzar a investigar, con la ayuda y la información del equipo sanitario del Hospital Universitario de Álava, para analizar todos los efectos que se producen en la piel. Estuve trabajando cinco años, y el resultado es una línea de productos que se recomiendan en varios hospitales, como La Paz, el Clínico, el Oncológico de San Sebastián... Lo importante es que también estamos formando al personal sanitario para ayudar a los pacientes a cuidar su piel.

P. ¿En qué nuevos tratamientos está trabajando?

R. Sigo trabajando en la línea oncológica porque la cosmética es algo vivo. Llevo tres años trabajando en unos productos anticelulíticos y corporales que serán los mejores del mercado. Creo en lo que hago, y todavía recuerdo cuando comencé en 1992 y me decían que si estaba loca, al montar una empresa de cosmética. Lo hice en solitario, con la ayuda de préstamos y convencida de que iba a funcionar. Detrás del éxito hay mucho esfuerzo, pero sobre todo creer en el proyecto y trabajo, mucho trabajo.

P. ¿Cómo compite con los grandes grupos de cosmética?

R. Yo no compito con las grandes corporaciones, tengo mi camino y he buscado un nicho en el que me ha ido bien. No tengo ninguna necesidad de crear ningún producto, ni de lanzar novedades constantemente. Solo lo hago si veo una necesidad. A mí no me gusta vender sino recomendar lo que creo que le puede ir bien a una persona. Me gustaría ser un referente de belleza y de salud. María D’uol tiene alma y es española.

Normas