Entrevista

Luis Mora: “Nuestro fármaco antitumoral PM1183 es un superventas”

El responsable de esta biotecnológica española es optimista respecto a su futuro medicamento, que puede reforzar el valor de la compañía

Luis Mora, director general de PharmaMar.
Luis Mora, director general de PharmaMar.

PharmaMar, antigua Zeltia, presenta resultados anuales este viernes. Los avanzados hasta septiembre marcaban pérdidas. Luis Mora, director general de PharmaMar, quita importancia al ebitda negativo porque asegura que la biotecnológica cuenta con una sólida estructura financiera gracias a los ingresos, nuevos royalties por la licencia de su fármaco PM1183 a Chugai en Japón y una cartera sólida en I+D.

Pregunta. Esta semana presentan resultados, ¿qué pueden esperar los inversores?

respuesta. Ya en el tercer trimestre dijimos que este año y el que viene iban a ser muy fuertes en inversión en I+D debido a las fases III (última etapa de ensayos clínicos) que desarrollamos. Esa tendencia va a seguir, con un ritmo alto de inversión. Lo hacemos porque es lo que nos va a dar el salto en un futuro. La estrategia de la compañía es tener, en un periodo de cuatro años, tres productos en el mercado para cinco indicaciones gracias a la investigación.

P. PharmaMar está en pérdidas desde el primer trimestre de 2016, ¿cuánto más puede soportar esa situación?

“Cotizar en España y en Europa nos penaliza”

P. ¿Están penalizados en Bolsa cotizando por debajo de tres euros?

R. Sí, mucho, por varios motivos. El primero, porque estamos cotizados en España y en Europa. Para mí es el principal factor de penalización para una empresa de nuestras características. Compañías que no tienen nada, con un solo producto en fase III, con indicaciones más pequeñas, tienen capitalización de mercado de 2.000 millones y alguna casi 10.000 millones, a pesar de perder 200 millones al año.

P. También habrá una penalización por la historia de PharmaMar, o su antecesora Zeltia, donde los inversores han ido desconfiando por la falta de cumplimento de las expectativas.

R. En España no lo niego. En el año 2000 la compañía llegó a valer 2.000 millones sin tener nada en el mercado. Cuando vino la negativa de la EMA (Agencia Europea del Medicamento) para Yondelis, junto al pinchazo de la burbuja tecnológica, ahí se fue diluyendo el valor. Mucho inversor marchó. Después hemos vivido una crisis financiera muy larga. Pero en EE UU, en vez de penalizarnos como en España, nos felicitan por haber sido capaces, después de una negativa, de crear una empresa con red de ventas, filiales, productos en desarrollo y nuevos socios.

P. En 2009, volvió a caer el valor, desde más de siete euros, por la negativa a Yondelis en EE UU y desde entonces no se han recuperado esos niveles.

R. Ahí obviamente sufrimos. Supongo que en ese momento muchos inversores norteamericanos se marcharon. Ahora han vuelto.

P. ¿A qué precio debería cotizar la acción?

R. Es un juicio de valor. Los precios que da Stifel y otros bancos españoles oscilan entre 4,5 y 6 euros.

P. ¿En qué fase está la presumible salida al Nasdaq de PharmaMar de la que ya hablaban en 2015?

R. Ya lo anunció nuestro presidente, que hasta que no haya una ventana de mercado clara, no lo vamos a hacer. Estamos trabajando en ello pero no hay fecha.

r. Afortunadamente, la situación financiera es buena, ha cambiado desde la licencia que anunciamos en diciembre con Chugai en Japón. Con este ingreso nos asegura la financiación de los desarrollos que estamos haciendo y los previstos. Por lo tanto, es una situación cómoda desde el punto de vista financiero y con los lanzamientos que esperamos, se revertirá.

P. ¿No necesitarán ninguna ampliación de capital?

r. Con esta situación financiera no hace falta. En la segunda mitad del año esperamos noticias sobre la posible aprobación de Aplidin. Si la noticia es buena, el lanzamiento ya se producirá a principio de 2018. También en el segundo semestre tendremos los resultados del ensayo de cáncer de ovario para PM1183. Gracias a las ventas y a los ingresos de los socios por las licencias, la situación financiera es óptima. También tenemos un crecimiento de ventas de Yondelis.

P. El pago inicial de Chugai de 30 millones, ¿en qué ejercicio impactará?

r. Las normas contables dicen que hay que diferir el ingreso durante algunos años. Hay que recordar que cuando firmamos la licencia con Janssen para Yondelis, que nos pagaron 20 millones de dólares, pasó lo mismo. No nos preocupa mucho cómo afecta ese pago a los resultados de 2016. En EE UU, por ejemplo, lo que se valora es la cartera de productos en I+D. Afortunadamente tenemos una base sólida de ventas, siete socios, un producto en fase de registro (Aplidin), otros en fases avanzadas y probablemente entrará un nuevo en ensayos clínicos este año. Quiere decir que la productividad de nuestro área de I+D es buena.

P. Pero todos estos productos tienen un tamaño de mercado muy limitado, yendo a indicaciones nicho muy pequeñas. No hay un gran producto.

r. PM1183 es diferente, porque el cáncer de pulmón de célula pequeña es una indicación grande. Y probablemente vendrá también después cáncer de endometrio, que también es una patología grande. Tanto es así que el banco de inversión Stifel dice que este producto tiene un potencial de ventas de 1.000 millones de dólares al año.

P. Pero este negocio farmacéutico tiene mucho riesgo, por eso también mucha rentabilidad, porque el fármaco puede fracasar en la investigación. ¿Qué ocurre si falla PM1183?

r. ¿Qué probabilidad de éxito tiene un producto con cuatro indicaciones? Aunque dos indicaciones salgan mal, el crecimiento de la compañía va a ser muy grande.

P. Si salen adelante esos productos, se convierten en una empresa muy comprable.

r. Es un riesgo que existe, visto además cómo está el mercado y los movimientos que hay. Es un riesgo que existe porque PM1183 es un blockbuster (superventas).

P. ¿Temen una compra o la valorarán?

r. Los que tengan que valorarlo supongo que lo valorarán. En el mundo de los negocios todo tiene un precio. Pienso que PM1183 hace que la compañía sea mucho más apetecible, porque va a indicaciones donde no hay mucha competencia.

P. ¿Con quién compiten en el campo de PM1183 para cáncer de pulmón?

R. Hay otras compañías con productos en fases II y III. Principalmente es inmunoterapia, pero en segunda línea de tratamiento como la nuestra, no hay. En primera línea a los pacientes se les da platino y el 85% recae a segunda línea y ahí hay un producto aprobado hace casi 20 años.

P. La inmunoterapia o inmunooncología parece el futuro por el que apuestan los grandes laboratorios en oncología. ¿Ustedes no han entrado en ese área?

R. La inmunoterapia, a fecha de hoy, ha demostrado una actividad interesante en algunos tipos de tumores y no ha demostrado nada en otros. Lo que se está tratando es combinar inmunoterapia con otro producto antitumoral. Tanto es así, que nosotros ya tenemos ofertas para combinar la inmunoterapia con productos nuestros porque son sinérgicos.

R. ¿Han empezado ya a colaborar con algún laboratorio?

R. Sí, están en fase I y fase II. No podemos decir con quién, pero son multinacionales.

“Podríamos fabricar en EE UU si Trump lo pide”

PharmaMar cerró el tercer trimestre de 2016 con pérdidas de 16,5 millones de euros, con unos ingresos de 139 millones. En EEUU, que es el mercado oncológico más grande del mundo, cuenta con un acuerdo de licencia para Yondelis con Janssen. Pero para su futuro producto PM1183, todavía en investigación, la compañía quiere establecer una red de ventas propia, en copromoción con un socio local para lo que ya han empezado los contactos, lo que permitiría reforzar el tamaño de la cifra de negocios. Cuestionado sobre cómo el nuevo presidente Donald Trump puede impactar en la industria farmacéutica, Luis Mora señala que nadie conoce exactamente qué va a suceder.

“Trump tiene que aclarar qué va a hacer con los precios de los medicamentos y tiene que nombrar nuevo responsable de la FDA (Agencia del Medicamento). Pero no hay nada concreto. Hay muchos inversores a la espera de ver qué rumbo toma. A eso se le suma el brexit, las elecciones en Francia, Alemania o Italia”.

Asegura que no percibe nada que pueda afectar a la compañía en EE UU. “En principio no estamos inquietos por el negocio. Otro tema es la Bolsa, lo financiero y la ventana para acometer el proyecto de salir a cotizar en el Nasdaq”. Trump también ha pedido a la industria farmacéutica, con una actitud proteccionista, que vuelva a fabricar en EEUU. “No es un problema. Ni lo va a ser. Fabricamos en España la materia prima y vializamos (producir los fármacos ya en los viales) fuera. No me importa vializar en EE UU si lo pide. Ya lo hacemos en Bélgica y Alemania”.

Normas