Distribución

Fetico tilda de "esperada" la unión de Hipercor y los grandes almacenes

El sindicato señala que "no hay preocupación" sobre el futuro del empleo

Fachada del Hipercor de Marineda, en A Coruña.
Fachada del Hipercor de Marineda, en A Coruña.

El sindicato Fetico aseguró este lunes que la fusión estudiada por parte de El Corte Inglés de unir los hipermercados Hipercor con los grandes almacenes era “esperada” y “lógica”.

Antonio Pérez, vicesecretario general de Fetico, señaló que “no hay preocupación” por el futuro del empleo en caso de llevarse a cabo la operación. Hipercor cuenta con 5.520 empleados y la compañía señaló el fin de semana que la prioridad era mantener el empleo.

El representante sindical aseguró que la medida ya se ha adoptado en algunos centros, como en Girona, donde se ha transformado de Hipercor a Tiendas El Corte Inglés. “La superficie comercial va a seguir existiendo, aunque tenga otra función, y se seguirá necesitando a gente”, defendió. “No tenía sentido mantener espacios con duplicidades de producto”.

Según señalaron fuentes cercanas a la compañía a la agencia Efe, el objetivo de esta medida sería el de reorganizar su oferta comercial y lograr sinergias.

Hipercor ha sido de las divisiones de El Corte Inglés que han vivido con mayor dificultad los años de recesión. Se trata de una tendencia repetida en otras empresas del sector de la distribución. El consumidor se ha centrado más en la compra de proximidad, dejando fuera de sus hábitos al hipermercado.

En el ejercicio de 2015, últimos resultados presentados por la compañía, Hipercor facturó 1.402 millones de euros, un 10,7% menos que un año antes. La caída se ha mantenido durante los últimos ejercicios y, desde 2010, ha pasado de ingresar 2.450 millones a 1.402 millones en 2015, un 42% menos.

El resultado de la filial también ha sufrido en los últimos años. El pasado ejercicio se quedó en 200.000 euros, frente a los 5,28 millones de un año antes. Su peso además en el balance de la compañía ha pasado del 13,4% de los ingresos, en 2011, al 9,2% en 2015.

La empresa había dado por concluido el año pasado el proceso de reestructuración de la cadena, que en los anteriores ejercicios había supuesto un recorte en el espacio y una bajada de precios del surtido. La compañía confiaba en mejorar la rentabilidad con dichas medidas. Ya en 2015, el ebitda crecía un 7%.

Normas