Telecomunicaciones

Vodafone España concentra el 10% del valor de empresa del grupo británico

Alcanza los 13.556 millones, solo por detrás de Italia y Alemania

Logotipo de Reuters.
Logotipo de Reuters.

España parece haber recuperado peso en el conjunto del grupo Vodafone, deteriorado durante la crisis económica y la imparable guerra de tarifas que ha azotado al mercado español en los últimos años. En la actualidad, la filial española tiene un valor de empresa de 13.556 millones de euros, según las estimaciones de RBC Capital Markets. La cifra supone el 10,7% del total del grupo británico, cuyo valor total de empresa es de 126.337 millones.

En su valoración, basado en una tasa de descuento del 8% (al igual que los grandes países europeos), el banco de inversión sitúa a Vodafone España en la tercera posición del grupo, solo por detrás de Alemania, que tiene un valor de empresa de 30.457 millones de euros, e Italia, con 18.627 millones. España superaría en este ranking a Reino Unido, país de origen de Vodafone, cuya valoración es de 7.782 millones.

En el caso de las divisiones de Vodafone en grandes mercados emergentes, India, Sudáfrica (Vodacom) y Turquía, el valor de empresa establecido por RBC es de 10.884, 11.041 y 5.791 millones de euros, respectivamente.

Vodafone España, reforzado en 2014 con Ono, adquirida por 7.200 millones de euros, se ha convertido en una filial de peso en el crecimiento de la empresa, especialmente por su aportación en áreas estratégicas como la banda ancha fija. En el tercer trimestre, la operadora ganó 417.000 nuevos clientes, de los que casi un 23% (93.000 en total) procedían de la filial española. En términos absolutos, con 3,15 millones de usuarios a final de 2016, España aporta un 22% del total de los clientes de banda ancha del grupo, solo por detrás de Alemania, que tiene 6,13 millones.

Este posicionamiento sitúa al mercado español por delante de Reino Unido o Italia, donde la mayor parte del negocio de Vodafone es móvil.

En esta línea, Vodafone ha convertido a España en un campo de pruebas en el segmento de las ofertas convergentes, un área clave para el conjunto de las operadoras, incluso por delante de Alemania, donde la teleco adquirió Kabel Deutschland. Este nivel de integración se ha convertido en un modelo exportable a otras filiales del grupo.

En la reciente presentación de los resultados del tercer trimestre, el consejero delegado de Vodafone, Vittorio Colao, destacó ante los inversores que España vive un “momento fuerte”. Además, señaló que los ingresos por servicios de la operadora en Europa siguieron creciendo gracias a Italia, Alemania y el propio mercado español (subieron un 4,1% entre octubre y diciembre hasta 1.125 millones de euros, excluyendo el impacto de la financiación de los terminales móviles).

La relevancia de España en Vodafone se ha materializado también con el reciente nombramiento de Amparo Moraleda como consejera del grupo. Es la primera vez que la compañía elige a un integrante de su consejo de administración con nacionalidad española. El propio Colao destacó el conocimiento de Moraleda del sector tecnológico.

La teleco diversificaba así un poco más el origen de sus consejeros. Además de Reino Unido, país de origen de la empresa, Vodafone cuenta con consejeros de Holanda, Reino Unido, Alemania, Sudáfrica, EE UU o Italia.

Normas