Financiación alternativa

Alterfin, primera firma en ofrecer todas las opciones de 'crowdfunding'

La semana pasada obtuvo la última autorización de la CNMV

Joaquín Poblet, consejero delegado de Alterfin
Joaquín Poblet, consejero delegado de Alterfin

El crowdfunding es ya una alternativa para financiar a las pymes. Alterfin, firma creada en junio de 2013, se ha convertido en la primera en ofrecer las cuatro opciones de financiación crowdfunding (equity, préstamos, donación y donación con recompensa). Ha financiado ya proyectos por 653 millones de euros.

Las pequeñas empresas y cada vez más también las medianas han encontrado en el crowdfunding (financiación colectiva, llevada a cabo por personas que realizan una red para conseguir dinero u otros recursos) “una vía para obtener una financiación alternativa a los bancos, que pese a lo que se diga aún no han abierto el grifo para dar crédito a las pymes”, declara Joaquín Poblet, consejero delegado del grupo Alterfin.

Esta firma, sociedad de financiación alternativa de Auriga Global Investors, se ha convertido desde la pasada semana en la primera que ofrece en España las cuatro opciones de crowdfunding existentes en el mercado. “La última autorización de la CNMV la conseguimos el pasado 29 de diciembre, pero no ha sido hasta la semana pasada cuando hemos recibido ya todas las aprobaciones que conlleva esta operativa”, señala Poblet.

Creada en junio de 2013 ya ha conseguido financiar 189 operaciones por más de 653 millones de euros.

Poblet, un experto en renta fija, aclara que son las pequeñas empresas las que necesitan cada vez más de estas plataformas de financiación alternativa. “Las medianas pueden acudir al mercado de bonos para su financiación. El futuro son los préstamos a las pequeñas empresas, por eso hemos rebajado la financiación que facilitamos. Buscamos inversores incluso de 5.000 euros”.

Este ejecutivo, que trabajó durante muchos años en Bankia, afirma que pese a que los bancos quieran dar más financiación a las pymes lo tienen complicado, ya que “las normativas de capital de Basilea les penaliza, y eso también les impide ser más ágiles en la concesión de pequeños créditos. Además, sus préstamos son por esto más caros”. Defiende, no obstante, la diversificación en las vías de financiación. De ahí, que Alterfin, y su filial Finalter (creada en 2014), “ofrezca financiación a través de bonos, préstamos o donaciones y donaciones con recompensa”.

Pese a su reciente creación esta firma ya ha liderado una emisión de bonos de 400 millones para las autopistas. Amper, además, consiguió el verano pasado cuatro millones de euros a través de un crédito convertible en acciones también liderado por Alterfin, lo que convierten a los inversores de este crédito en uno de los principales accionistas de esta compañía, con el 10,5% de su capital.

Ahora “vamos a financiar proyectos muy intersantes, pero que necesitan préstamos más pequeños, en lo nos vamos a centrar más este año”. Estos son Winazar Games, una plataforma tecnológica internacional que permite vincular juegos móviles en tiempo real con programas de televisión. Tiene un acuerdo en exclusiva con Mediaset para la emisión del que será, el primer concurso de televisión, en el que los espectadores son los concursantes y ganadores del premio que haya en juego.

Avisad es un sistema de ayuda visual para mayores y dependientes cuyo primer objetivo es que éstos mantengan hábitos diarios saludables. Otro proyecto es GOI, un marketplace logístico donde se pone en contacto a gente que necesita enviar paquetes voluminosos, frágiles o urgentes con transportistas profesionales o particulares. Más rápido, económico y personalizado.

Este año espera dar más de 25 millones en préstamos crowdfunding a pequeñas empresas, frente a los 10 millones de 2016.

Normas