Automoción

El mercado europeo de coches se estanca en 2017, según la patronal

La asociación estima que las ventas de vehículos en el conjunto del continente solo crecerán un 1%, frente al 6% que crecieron el año pasado

Fábricas de vehículos en España Ampliar foto

Las matriculaciones de vehículos en Europa perderán fuelle este año. Las previsiones de la patronal europea de fabricantes de coches ACEA estiman que el mercado de venta de coches crecerá un escaso 1%. Dejaría así las entregas en 14,7 millones de vehículos. Pese a que sería el cuarto año consecutivo de crecimiento del mercado europeo desde los años de la crisis, la tasa de incremento está lejos del 6,8% con la que cerró el mercado europeo en 2016. El año pasado, sumaron 14,6 millones de matriculaciones nuevas, la “mejor cifra de ventas de los últimos nueve años”, señalaron desde la patronal europea.

Los fabricantes celebraron que “pese a los titulares de los periódicos, el brexit y las elecciones italianas, la confianza de los consumidores se ha mantenido fuerte el año pasado”. Otra cosa será como evolucionan las entregas en el año en curso, donde las incertidumbres amenazan con dejar planas las expectativas de matriculaciones, tal y como plantea ACEAen sus estimaciones.

“Va a depender mucho de la evolución de las condiciones macroeconómicas y de las situaciones políticas, pero esperamos que nuestro mercado se mantenga estable”, afirmó Dieter Zetsche, presidente de Daimler y de la patronal europea ACEA. “Pese a todo, apremiamos a la Unión Europea para que continue con sus esfuerzos para asegurar el comercio mundial en condiciones de equidad”, reclamó Zetsche. 

Las elecciones alemanas y francesas, el posible proceso para un brexit duro y la política proteccionista del nuevo presidente de EEUU, Donald Trump, son algunas de las preocupaciones de la industria europea del automóvil para este año. Esta caída de la demanda tiene especial relevancia para las fábricas españolas, que exportan el 75% de su producción a los países europeos.

Durante el año en curso, también entrarán en vigor dos normativas muy temidas por las automovilísticas europeas: el nuevo test en laboratorio de emisiones de CO2 para turismos, conocido como WLTP por sus siglas en inglés, y el primer paso de un nuevo sistema de medición de emisiones de gases contaminantes que se basa en condiciones reales de conducción (RDE, también por sus siglas en inglés). “Ambas normativas son medidas esenciales para recuperar la confianza de los consumidores. Sin embargo, necesitamos una implementación apropiada”, afirmó.

El presidente se refiere, sin mencionarlo, al escándalo de la manipulación de las emisiones de gases contaminantes en los motores diésel del grupo Volkswagen, que ha puesto bajo el microscopio de los legisladores y la opinión pública cómo se hacen los tests de emisiones en laboratorio y si más automovilísticas están falseando los datos de contaminación de sus coches para cumplir con la legislación.

La patronal de fabricantes ya pidió en un comunicado a la Comisión Europea “más tiempo” para introducir las mejoras necesarios en sus vehículos y en los procesos de fabricación que les permitan cumplir con los nuevos paquetes normativos.

En la normativa RDE, la ACEA hizo hincapié en que “la Comisión Europea tiene aún que publicar el cuarto y último paquete en el que, entre otras cosas, se aclararán los procedimientos para el examen de los vehículos en condiciones de uso real, aclarar criterios de prueba para determinadas furgonetas grandes y arreglar deficiencias de las herramientas de análisis de datos”.

Normas