Mercado inmobiliario
Serie histórica de compraventa de viviendas Ampliar foto

Repunta la venta de casas: 1.100 al día en 2016

El año se cierra con el mayor número de viviendas vendidas desde 2010 y un alza del 13,6% sobre 2015

La recuperación del empleo, el mantenimiento de los tipos hipotecarios en mínimos y la moderación de los precios inmobiliarios jugaron a favor de la compra de vivienda, que cerró 2016 como el mejor año desde que estalló la burbuja. Volvieron a superarse las 400.000 transacciones cinco años después.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó este viernes la estadística de compraventas de vivienda que elabora con datos procedentes de los registros de la propiedad. Las transacciones se incrementaron un 13,6% hasta alcanzar un total de 403.866, la mayor cifra absoluta desde 2010 y el avance en términos relativos más elevado en diez años.

Con este incremento, desde 2013, año en el que comenzó la recuperación del mercado y se marcó el mínimo de ventas de la serie histórica con apenas 312.000, la compraventa de viviendas ha mejorado un 29,1%. No obstante, y pese a este notable incremento, lo cierto es que el sector se encuentra todavía lejos de los máximos marcados en 2007, año del pico de la burbuja, cuando se contabilizaron 775.000 viviendas vendidas, antes de registrarse un desplome del 25,1% y el 28,8% los dos años siguentes.

En 2013 la caída se moderó hasta el 1,9%, coincidiendo con el final de los beneficios fiscales para la adquisición de la vivienda habitual y la incipiente recuperación que se iniciaría a finales de ese ejercicio.

Con las cifras del INE, el repunte de las transacciones en 2016 se debió fundamentalmente al crecimiento experimentado por las ventas de casas usadas, que se dispararon un 17,8%, hasta sumar 328.248 transacciones, su cifra más alta desde 2007 y el 81,3% del total. Por el contrario, las operaciones sobre viviendas nuevas retrocedieron un 1,7% el año pasado, hasta situarse en apenas 75.618 inmuebles, su volumen más bajo de la serie.

La venta de vivienda nueva ha estado lastrada en los últimos ejercicios por la escasez de oferta adecuada a la demanda, debido a que desde que se inició la crisis la producción de nuevos pisos llegó a paralizarse casi por completo. Sí heredó el mercado un ingente stock de viviendas a estrenar de más de 500.000 casas que poco a poco se ha ido reduciendo hasta quedar en poco más de 300.000, según los últimos estudios no oficiales publicados.

Esto explica que transcurridos ocho años desde que estalló la crisis, muchas de las casas que hoy se computan como ventas de segunda mano, en realidad corresponden a inmuebles a estrenar que cuentan, eso sí, con más de cinco años de antigüedad en su licencia de primera ocupación y que hasta ahora no habían encontrado comprador.

El 89,7% de las viviendas transmitidas por compraventa durante el año pasado fueron viviendas libres y el 10,3%, protegidas, unos porcentajes que apenas varían de un año a otro. En total, la compraventa de viviendas libres subió un 13,5% en 2016, en tanto que las operaciones sobre viviendas protegidas repuntaron un 14,5%, hasta marcar las 41.685 transacciones, encadenando de esta manera dos años consecutivos de alzas.

Por comunidades, las mayores subidas en las ventas de casas se registraron en Baleares, con una subida del 31%, y Cataluña, con un 20%, ambas muy beneficiadas por el peso que tiene la vivienda turística y las transacciones protagonizadas por los extranjeros no residentes; seguidas de Extremadura, Asturias y Aragón.

Por el contrario, en La Rioja, Murcia, Galicia, Navarra y Castilla y León, los avances se situaron por debajo del 10%. Para este año, los expertos esperan mejorar las cifras de 2016, si bien advierten que para conseguirlo, los precios no deberían subir más allá del 5%.

Normas
Entra en EL PAÍS