Destinos

¡Nos vamos de carnaval!

Todo esta a punto para que comience la gran fiesta de las vanidades. Llegan las comparsas, los desfiles, las murgas... Las excentricidades no importan y menos si se esconden tras una máscara

Carnavales
Máscara de Venecia. Getty Images

Multitudinarios, exóticos, para andar por casa o viajar al otro lado del mundo, los más famosos del planeta y los grandes desconocidos. Es tiempo de carnaval y mientras llega la Cuaresma –los 40 días que preceden a la Pascua cristiana– cada festejo echa a andar con ritmo propio y lleno de color.

No todos los carnavales tienen la misma duración. El más largo es el de Montevideo, en Uruguay, que, como la Cuaresma, se alarga mes y medio al redoble de más de 2.000 tambores y al son africano del candombe.

Cada mascarada tiene sus propias peculiaridades. Al carnaval de Venecia se le conoce como la fiesta de las vanidades, donde prima el lujo y el exhibicionismo; pasa por ser el más antiguo del mundo y ¿por qué no? también el más bello. En el de Cádiz se puede morir de risa entre chirigota y chirigota con actuaciones espontáneas y burlonas en cada esquina.

El jazz es el sonido de Nueva Orleans en Estados Unidos y el Mardi Gras, su desfile más esperado, que coincide con el martes de carnaval, el 28 de febrero. Durante los festejos la gente se regala o intercambia collares de cuentas de colores con el verde, amarillo y morado como protagonistas.

Carnaval de Montevideo
Tambores del candombe en Montevideo. Thinkstock

En el carnaval se mezcla lo pagano con lo religioso y en casi todos los lugares comienza el sábado anterior al Miércoles de Ceniza (este año es el 1 de marzo). En esta fecha los cristianos ayunan y se realiza la imposición de ceniza a los fieles que asisten a misa. Es el inicio de la Cuaresma, que se alarga hasta el Jueves Santo.

De Río de Janeiro a Tenerife o de Praga a Quito, estos son algunos de los carnavales más peculiares del mundo que ya han echado a rodar este año e invitan a ponerse la máscara y salir a la calle, como comparsa o para dar la murga, sin que importe mucho si el disfraz es de lo más pomposo o totalmente extravagante.

Ritmo tropical

La música a ritmo de samba y el gentío son el termómetro de un carnaval, el de Río de Janeiro, lleno de superlativos. Es el más celebre y concurrido del mundo, el más excesivo, el mejor –según los cariocas, que no admiten discusión ni comparaciones– y el mayor atractivo turístico de la ciudad. Más de 1,5 millones de turistas extranjeros se unirán a la fiesta este año (un 10% más que en 2015), en el que aún no se ha colgado el cartel de “no hay habitaciones”, aunque se espera una ocupación en torno al 80%.

Durante los días de carnaval, 452 blocos (comparsas populares) y bandas inundarán calles para regocijo de propios (locales) y extraños (extranjeros), aunque el evento más esperado de Río es el tradicional desfile de las escuelas de samba en el Sambódromo de la avenida del Marquês de Sapucaí, que se celebra en las noches del domingo 26 y lunes 27 de febrero ante unas gradas con capacidad para 60.000 personas.

Carnaval de Tenerife
Las aspirantes a ser elegidas reinas del carnaval de Tenerife desfilan ante público y jurado.

El precio de las entradas oscila entre los 65 y los 150 euros por persona y noche en la grada, hasta los 37.000 euros que puede costar un camarote con todo tipo de lujos para presenciar el desfile. Otra opción es esperar al desfile de los campeones, que se celebra el sábado siguiente con la presencia de las seis primeras escuelas clasificadas. Vuelo y ocho noches de hotel, desde 1.337 euros en Nautaliaviajes.com.

En casa

Tenerife presume de celebrar el carnaval desde el siglo XVI y de exportarlo a las colonias españolas y portuguesas de América. Fiesta de Interés Turístico Internacional, destaca por su vistosidad, sus concursos, conciertos, murgas, comparsas y rondallas, pero sobre todo por el ambiente festivo que se respira en sus calles, en las que el carnaval se vive con pasión.

El mayor espectáculo y la cita más esperada es la gala de la elección de la reina, que este año se celebra en el remozado Recinto Ferial, diseñado por Santiago Calatrava, el 22 de febrero. Las monumentales fantasías –los vestidos que lucen las candidatas y sus damas durante la noche de las reinas– desfilan ante público y jurado bajo un impresionante dispositivo de luz y sonido.

Otro plato fuerte es la Cabalgata Anunciadora, que tiene lugar dos días después, el 24. Una gran serpiente llena de color y alegría recorre Santa Cruz y reúne a lo más granado de los distintos concursos carnavaleros; supone realmente el pistoletazo de salida para celebrar el carnaval en la calle, donde niños y grandes acuden con su mejor disfraz.

El centro de la ciudad, en torno a la Plaza de España, puede llegar a congregar a más de 150.000 personas en las noches más festivas –sábado y lunes de carnaval–. El cómico desfile del entierro de la sardina –chicharro en versión tinerfeña–, el miércoles 1 de marzo, pone fin a los festejos. Vuelos desde 213,75 euros con Iberia Express, para salidas desde Madrid el 23 de febrero y regreso el 1 de marzo.

Desconocidos

Sin la fama de las mascaradas de otras partes del mundo, la República Checa celebra su propio carnaval desde tiempos ancestrales y con tradiciones propias. Cada región y ciudad tiene su propia forma de vivir esta fiesta, que tiene lugar 40 días antes de la Cuaresma. Unos prefieren prevenir la posterior llegada del ayuno con una gran fiesta gastronómica. Hasta el 28 de febrero podrá disfrutar, por ejemplo, del Grand Restaurant Festival, que en su octava edición está dedicada a la época del Barroco y en la que participan más de 91 restaurantes de todo el país, con exquisitos menús de especialidades checas por entre 7 y 22 euros.

Otros optan por vivir un cuento de hadas, como el romántico desfile de máscaras de la preciosa ciudad de Cesky Krumlov, en la región de Bohemia. Los más jóvenes llenan las calles y parques de Praga; el más famoso es el del barrio de Letná. Si lo prefiere, puede participar en los maravillosos desfiles de máscaras de Hlinsko y Vortová, que la Unesco incluyó en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Vuelo a Praga y 6 noches en hotel de cinco estrellas en régimen de desayuno, desde 1.543 euros con Viajes El Corte Inglés.

Mestizaje

La capital de Ecuador, Quito, se engalana, entre el 25 de febrero y el 3 de marzo, para celebrar uno de los carnavales más originales del continente, que además sirve para conmemorar el fin del año solar indígena. La riqueza intercultural de la ciudad da lugar, a numerosos festejos llenos de color, alegría e identidad. En Quito es costumbre llevar máscaras de personajes públicos, pero también se conmemora a los pueblos indígenas pintándose la caras con harina y lanzando talco en polvo, globos de agua y espuma de carnaval.

Uno de los desfiles más esperados suele ser la tradicional Mascarada, que avanza lentamente por las plazas y calles quiteñas hasta llegar a la Plaza Grande, donde visitantes y locales se reúnen para participar en bailes tradicionales, escuchar música folclórica y disfrutar de la comida ecuatoriana tradicional. Vuelo directo Madrid-Quito, desde 786 euros con Iberia.

Normas